ACTUALIZADO A LAS
17:01

Lo que no viste de la llegada de Abdalá

I
17 jun 2017 / 20:53 H.

El 17 de junio llegó. La tan anunciada fecha del retorno del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz al Ecuador se cumplió. Aunque la sorpresa se perdió desde el viernes 16 de junio cuando se filtraron las primeras imágenes de ‘El Loco que ama’ en su arribo a Guayaquil. Sus familiares lo negaban, pero un video en un avión privado lo confirmaba, Abdalá ya estaba en suelo ecuatoriano.

Desde tempranas horas del día el sector donde aterrizaría el helicóptero con Bucaram a bordo, estaban empapelados con banderines rojos y amarillos -colores representativos del partido Fuerza Ecuador fundado por su hijo Dalo Bucaram-. Sin embargo, gran parte del Suburbio estaba completamente tranquilo, solo a pocas cuadras de la pista se observaban seguidores y parte de los organizadores que seguían entregando banderas y cintillos. Finalmente, el sobrante quedó en pilas en las esquinas de la Francisco Segura.

A lo largo del recorrido hasta la 24 y Francisco Segura, lugar del recibimiento, se pudo ver a simpatizantes de Abdalá prestos a su llegada. Como Luis Ortiz, quién invirtió $1.200 colocando publicidad de Bucaram en su vehículo. Un mes le llevó dejarlo así, comentó.

Lo que no viste de la llegada de Abdalá

Lo que no se vio fue que hubo tres pantallas instaladas a lo largo de la calle Francisco Segura, para replicar el discurso de Bucaram y que el público solo se concentró en tres cuadras, es decir en la intersección con la 24, 23 y ya más dispersos en la 22. La pantalla aquí debajo estuvo ubicado en la Francisco Segura y 21. No por nada Abdalá empezó su discurso pidiendo “que nadie se mueva, que nadie se mueva”. Él quería ver a la ‘masa’ que lo convirtió en presidente en 1996.

Lo que no viste de la llegada de Abdalá

La creatividad también se impuso en este mitín. La ausencia de Abdala Bucaram durante 20 años debido a su autoexilio en Panama, ‘disparó’ las frases de los diseñadores de las pancartas y camisetas.

La llegada del helicóptero estaba planeada para las 16:00, pero no se dio a esa hora. Como hubo retraso, ‘Los hombres de Negro’, que en realidad son parte del grupo Ocean Security repasaron lo que debían hacer en cuanto llegue ‘El loco que ama’. “Somos el primer anillo y los únicos autorizados para darle seguridad a él. Esto es protección VIP”, aseguró Vinicio Puente, jefe de operaciones de la empresa.

Vestidos con un terno, pantalón y corbata negra acompañados de lentes oscuros despertaron más de una mirada.

Mientras la espera continuaba en la pista ubicada en el Cisne 2, a las espaldas del Cristo del Consuelo de 15 metros de altura, el baile ya había empezado en la 24 y Francisco Segura y Los Iracundos fueron los primeros músicos en subir a la tarima. Después de todo con Abdalá grabaron el CD llamado ‘El loco que ama’.

Del otro lado, las decenas de personas asistentes al evento miraban hacia el cielo en espera de divisar el helicóptero que finalmente arribó a las 16:45. La presencia de Dalo Bucaram, hijo del expresidente, fue la previa para saber que el helicóptero estaba cerca. El momento fue una mezcla del polvo que se levantaba por el poder de las aspas y un estallido ‘tricolor’ de pirotecnica, Abdalá había llegado.

Lo que no viste de la llegada de Abdalá

Al descender el expresidente, rodeado de su seguridad, abordó el vehículo que lo llevaría en una caravana por las calles aledañas del sector. En la caravana lo acompañaban sus hijos Dalo y Jacobo.

Lo que no viste de la llegada de Abdalá

Al finalizar la caravana Bucaram y su esposa subieron a la tarima para entonar la canción del desaparecido Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) ‘La fuerza de los pobres’. En la tarima también se encontraba el expresidente Lucio Gutierrez y su hermana Elsa Bucaram.

Lo que no viste de la llegada de Abdalá

A los que más les benefició la llegada de Bucaram fue a los comerciantes. Los asistentes debían alimentarse y las ofertas fueron variadas. Aunque la más representativa fue la del ‘Guatallarín’.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra
VIDEOS "PEPA"