ACTUALIZADO A LAS
01:04

Al menos 50 emergencias en playas de la península

I
13 feb 2018 / 13:54 H.

Alrededor de cincuenta emergencias de personas que estaban siendo arrastradas por el mar se reportaron entre la tarde del lunes y mañana del martes 13 de febrero en varios balnearios de la península, en la mayoría de los casos salvavidas y surfistas lograron rescatar con vida a los bañistas.

Pero en el medio centenar de sucesos, los ciudadanos Rodrigo Rodríguez Reyes oriundo de Colombia y el manabita Gregorio Valencia Delgado no lograron sobrevivir, en el caso de este último hasta el cierre de esta edición el cadáver estaba desaparecido en el mar.

Rodríguez Reyes de 23 años pereció a las 18h00 del lunes en un área desolada entre las comunidades de Manglaralto y Montañita, el extranjero se bañaba con un grupo de amigos de su misma nacionalidad y una enorme ola lo arrastró mar adentro.

Su cuerpo se perdió rápidamente en el agua y sus coterráneos desesperados corrieron hacia la orilla a pedir ayuda, un grupo de comuneros que pasaban por el sitio los auxiliaron y lograron sacar al colombiano pero lamentablemente ya no tenía signos vitales.

En Montañita a las 16h00 también del lunes una corriente de resaca arrastró hacia a las profundidades del océano a Gregorio Valencia Delgado, de 18 años, oriundo de la comuna Los Corrales de Montecristi, Manabí, el joven había acudido a disfrutar de su cumpleaños y del Carnaval junto a sus familiares.

La desgracia ocurrió cuando Valencia Delgado se bañaba plácidamente con sus allegados, en un momento inesperado el mar los empezó a arrastrar y entre gritos sus parientes lograron salir, no así el muchacho que sucumbió entre las olas.

Salvavidas y rescatistas ingresaron al agua a tratar de rescatarlo pero la fuerte corriente dificultó poder llegar hasta donde la víctima se hundió.

En Libertador Bolívar lograron salvar a dos.

La mañana de hoy martes 13 de febrero un viaje de esparcimiento de una familia guayaquileña al balneario de Libertador Bolívar al norte de Santa Elena, por poco termina en desgracia, un padre e hijo eran arrastrados por una fuerte corriente, la unión de los comuneros del lugar hizo que pudieran salvarlos.

Los guayaquileños estaban siendo cubiertos por las enormes olas, al ver aquello cuatro valientes jóvenes lugareños con sus tablas de surf desafiando las olas se metieron al mar y lograron sacarlo hacia mar afuera.

En la orilla los nativos llevaron una embarcación pesquera hacia el agua y acudieron a la ayuda de los surfistas que alzando sus camisetas les pedían acudan a verlos, después de 15 minutos los turistas casi desmayados por haber ingerido agua de mar fueron traídos a la arena y de inmediato los trasladaron al hospital Manglaralto donde los galenos lograron restablecerlos.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra