ACTUALIZADO A LAS
19:50

El sospechoso de asesinar a sus hijos fue directo a La Roca

I
19 jun 2017 / 10:41 H.

Las vidas de Nancy y Paúl se hicieron amargas en segundos, luego de que su hijo se convirtiera en el principal sospechoso del asesinato de sus dos hijos, a quienes les suministraron una inyección letal.

Nancy recordó a su hijo como una persona obediente, educada y querida por quienes lo conocían.

En declaraciones a un canal manabita, la mujer dijo que “no sé por qué pasó todo esto, siempre corregía a sus hijos y los amaba demasiado, por eso no los quería dejar”.

Durante la entrevista concedida a ese medio de comunicación, la señora agregó que “él tenía siete años de matrimonio, lo hizo muy joven y nunca me gustó que se casara a temprana edad, siempre vi tanta felicidad en la pareja. Yo le pregunté a mi hijo ¿por qué hiciste eso? y me contestó ‘ella me traicionó madre’. Jamás abandonaré a mi hijo”.

Paúl es agricultor y aseguró también sentirse orgulloso porque pudo educar a su hijo, quien se licenció en enfermería, por lo que trabajaba junto a su esposa en un hospital de Portoviejo.

“Con orgullo lo digo, soy agricultor, labro la tierra y siempre me he sentido orgulloso de mi hijo. No me explicó qué pasó”, indicó el consternado padre.

Anita Pilay, tía de la madre de los menores de edad, aseguró que aún le sorprende el comportamiento del sujeto, ya que siempre demostró ser una persona tranquila y responsable con sus hijos.

“No sabemos qué pudo haber pasado, ahora lo que nos toca es velar por la salud de mi sobrina, que está destrozada. No salgo de mi asombro, no encontramos una explicación ante una persona que solo mostró ser correcto e intachable”, indicó Pilay.

Mientras los restos de los menores de edad asesinados eran sepultados a las 17:30 del pasado viernes, varios agentes de la Policía y representantes de la Fiscalía llegaban a la sala de recuperación del Hospital del IESS para trasladar al sospechoso al Centro de Privación de Libertad, regional Guayas, en Guayaquil.

La diligencia se llevó a cabo después de que los médicos de esa casa de salud dieron de alta al paciente, ya que estaba fuera de peligro por la sustancia que se habría suministrado el día en que fallecieron los niños.

Enrique García, fiscal principal de Manabí, indicó el viernes que la permanencia del sospechoso en ese centro será de treinta días hasta que concluyan las indagaciones. El objetivo, dijo, es velar por la seguridad del detenido.

“Por eso fue que se tomó la decisión de enviarlo hasta la cárcel de máxima seguridad. Se ha dado una total agilidad al caso porque no vamos a permitir que quede en la impunidad”, indicó García, quien agregó que están a la espera de los resultados de los análisis que se enviaron a laboratorios para identificar los tipos de sedantes o veneno que se les suministró a los menores a través de una inyección.

Estas pruebas fueron recogidas de la sangre de los niños y de los recipientes encontrados el día de los hechos.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra