ACTUALIZADO A LAS
17:00

Ecuador pide que Assange tenga una “salida segura” del Reino Unido

Quito ·
I
19 may 2017 / 13:49 H.

Suecia archivó este viernes 19 de mayo la causa por violación contra el fundador de WikiLeaks Julian Assange, que está refugiado desde 2012 en la embajada de Ecuador en Londres. Ahí deberá esperar antes de recuperar su libertad.

Incluso sin orden de detención europea, la policía británica afirmó que estaría “obligada” a arrestar a Julian Assange si sale de la legación porque en 2012 infringió las condiciones de su libertad condicional en Reino Unido.

En lo que concierne a la parte sueca, “el caso Assange” concluye con un fiasco judicial y valida la estrategia de obstrucción sistemática implementada por sus numerosos abogados para evitarle comparecer ante el tribunal.

A tres años de la prescripción, la fiscal sueca Marianne Ny explicó haber tirado la toalla por la ineficiencia de un procedimiento excepcionalmente largo y no a la luz de nuevos hechos sobre el fondo de la cuestión.

Además, pidió que se levante la orden de detención y captura europea que Assange intentaba anular desde 2010. “Todas las posibilidades para hacer avanzar la investigación se agotaron (...) y no parece proporcionado mantener la solicitud de detención provisional por omisión a Julian Assange ni la orden de detención europea”, estimó Ny.

El abandono de la causa “no resulta de un examen completo de los elementos de prueba” y la justicia sueca “no se pronuncia sobre el tema de la culpabilidad”, subrayó la fiscal.

El australiano de 45 años no tardó en colgar en Twitter una fotografía suya sonriendo tras conocerse la decisión.

Pero a pesar del alivio manifiesto, Assange aseguró que no olvidaba, ni perdonaba.

“Detenido durante 7 años sin cargos mientras mis hijos crecían y mi nombre era vilipendiado. Ni olvido ni perdono”, tuiteó desde su encierro en la Embajada de Ecuador.

El fundador de la web especializada en filtraciones siempre se ha declarado inocente de la violación denunciada por una mujer sueca y ha insistido en que era una maniobra para enviarle a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial.

Estados Unidos, por el momento, se niega a confirmar o negar si tiene abierta una causa judicial contra Assange.

Pese a ello, la administración del presidente Donald Trump repitió en abril que su arresto era una “prioridad” de Washington. La prensa estadounidense señaló que las autoridades judiciales del país están preparando una acusación contra Assange y otros miembros de WikiLeaks.

WikiLeaks, por su parte, cree que el Reino Unido podría ser quién lo despachara ahora a Washington. Aunque Londres “rechaza confirmar o negar” si ha recibido ya una demanda de extradición por Julian Assange.

En febrero de 2016 un grupo de trabajo de la ONU criticó la lentitud de la investigación y llamó a Suecia y al Reino Unido a indemnizar al exhacker por “detención arbitraria”.

“Es una victoria total para Julian Assange”, declaró uno de los abogados suecos del fundador de WikiLeaks, Per Samuelsson. Su cliente, dijo a la AFP, desea recibir asilo en Ecuador. “Es el único lugar en el que está en seguridad”.

Ecuador pide una “salida segura”

Quito saludó la decisión de la justicia sueca y pidió a Reino Unido que facilite a Julian Assange una “salida segura”.

“La orden de arresto europea ya no es válida. El Reino Unido debe facilitar ahora la salida segura del señor Julian Assange”, escribió en inglés el canciller ecuatoriano, Guillaume Long.

Pero la amenaza de un arresto sosegó a su entorno. “Gran Bretaña anuncia que arrestará a Assange pase lo que pase y rechaza confirmar o desmentir si ya recibió un pedido de extradición de Estados Unidos”, tuiteó WikiLeaks.

En Estocolmo, la sueca que presentó la denuncia contra Assange, se declaró “conmocionada”, denunció un “escándalo” y mantuvo su versión.

“Es un escándalo que un presunto violador pueda escapar de la Justicia y evitar los tribunales”, declaró su abogada Elisabeth Fritz, en un correo electrónico a la AFP.

La mujer, de unos treinta años en el momento de los hechos, presentó una denuncia el 20 de agosto de 2010 contra Assange, al que conoció en una conferencia de WikiLeaks en Estocolmo unos días antes. Lo acusó de haber iniciado una relación sexual mientras ella dormía la noche del 16 al 17 de agosto, y de hacerlo sin preservativo a pesar de que ella había rechazado varias veces cualquier relación sin protección.

En noviembre, tras una serie de complicaciones en el proceso, Assange fue interrogado en la embajada de Londres por un fiscal ecuatoriano en presencia de magistrados suecos.

Volvió a reiterar entonces que era completamente inocente y que las relaciones sexuales que mantuvo con la denunciante en Estocolmo fueron consentidas.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra