ACTUALIZADO A LAS
23:58

No quiso ver a su hija dentro del féretro

I
17 may 2018 / 12:25 H.

Dentro de un féretro blanco reposaban los restos de Brittany, la niña de 11 años que falleció tras ser atacada por un grupo de compañeros en un colegio de la ciudadela Huancavilca, en el sur de Guayaquil.

A las 13:15 de ayer, su cofre mortuorio fue ingresado al Cementerio Municipal de Pascuales, cargado por familiares y amigos. Desde la barriada llegaron vecinos y compañeros de aula para despedirla y ver su cuerpo por última vez.

La mayoría de personas se desesperaron y entre empujones se acercaban para observar el féretro, antes de que fuera ingresado a la bóveda.

Tyrone Morán, padre de la víctima, permaneció hasta el último instante junto a la caja, a diferencia de Patricia Samaniego, la mamá, quien evitó acercarse, para no ver el cuerpo de su hija. Algunos parientes la llamaron, pero ella sostuvo que no, que no quería guardar esa imagen en su mente.

Tampoco quiso hablar de lo ocurrido. Pidió que por favor no le hicieran preguntas y se mantuvo alejada mientras los sepultureros levantaban el cofre para meterlo a la tumba.

Investigación

El fiscal César Peña Morán, a cargo de la investigación, detalló que esta mañana, a las 11:30, el papá de Brittany deberá rendir una versión para exponer lo que conoce del caso y las sospechas que tenga.

Además reveló que el pasado martes, durante una inspección realizada en el colegio, descubrió que la agresión a la niña se suscitó en un momento en el que su aula, el octavo año, paralelo B, quedó sin la supervisión de algún docente o inspector.

“Algo que llamó la atención fue que la profesora (de ese curso) se había enfermado, pidió permiso y se lo concedieron, pero una funcionaria encargó el aula a una hija, quien no es empleada, no es profesora, no es nada en el colegio, una persona extraña al plantel”, detalló el operador de justicia.

Por eso, Peña concluyó que “el rector tendrá que responder qué hacía esa persona en el establecimiento educativo”.

Al consultar sobre este suceso a la directora distrital del Ministerio de Educación, Daniela Shambi, expresó que ese acto “no es correcto. Eso por parte del ministerio no está permitido. Ese es otro punto que estamos investigando para esclarecer el hecho y poder sancionar vía administrativa a los funcionarios que han permitido ese encargo”.

Intervención

No quiso ver a su hija dentro del féretro
Este es el salón de clases donde estudiaba la víctima.

Shambi confirmó también que el colegio se encuentra intervenido para llevar a cabo un “seguimiento a profundidad de lo que está sucediendo dentro de la institución, conociendo si hay inconvenientes o negligencia por parte de docentes”.

Asimismo, comentó que la agresión de la que fue víctima Brittany fue detectada por la inspectora del plantel, quien luego informó a la “vicerrectora, porque estaba encargada en ese momento, para que hicieran las notificaciones respectivas”. (SCM)

Medidas

Alumnos sospechosos serán separados

La subsecretaria de Educación, Érika Láinez, acudió al sepelio de Brittany. Fue testigo de cómo algunas personas clamaban justicia por su muerte.

Luego manifestó que se está investigando el caso y mencionó que los cinco estudiantes involucrados en la agresión se encuentran en un proceso de separación del plantel.

Pilas con esto

Indagación

Además del papá, otras siete personas serán llamadas a rendir versión a la Fiscalía, incluida la hija de la funcionaria que quedó a cargo de los niños el día del incidente.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra