ACTUALIZADO A LAS
19:26

La calle ocho quiere ser zona gastronómica de Guayaquil

I
09 feb 2017 / 20:02 H.

La calle ocho nació con el objetivo de vender comidas típicas y no para ser conocida como un sector de zona conflictiva.

El sargento en servicio pasivo Diogracia Alvarado cuenta a Extra que ese sector es alegre. Las personas que lo habitan - asegura - son trabajadoras; se convirtió en una zona rumbera debido a que se bailó en la calle, pero indica que eso no lo generaron ni hicieron los vecinos, sino los clientes que llegaron a comer los platos típicos que allí se ofrecían refiriéndose a los tapaos y enconcados de mariscos.

El sargento Alvarado cuenta anécdotas vividas en este sitio y defiende a este barrio al que según indicó jamás se ha encontrado a ningún vecino algo indebido o fuera de la ley.

La mala fama de esta calle, que hace mucho tiempo dejó de ser la zona rumbera de los domingos en Guayaquil, quedó en el pasado. Hoy quieren que la Policía garantice la seguridad y no bloqueen este sector con carros patrulleros porque a decir del sargento Alvarado ellos tienen el derecho de crear negocios, y eso es derecho al trabajo y lo hacen con lo mejor que saben hacer, la preparación de los platos típicos esmeraldeños.

Lo cierto es que la rumba en la calle ocho, décima y la H, ya es historia hoy en este sitio, sus habitantes aspiran a vivir en paz y a progresar. Hacen un llamado a las autoridades para que los apoyen en sus aspiración de convertirse en un sitio gastronómico y turistico de habitantes afroecuatorianos que llegaron desde Esmeraldas para afincarse en este naciente sector suburbano de Guayaquil hace más de cuatro décadas.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra