ACTUALIZADO A LAS
01:05

“Yo probé el veneno y se me durmió la lengua”

I
13 mar 2018 / 00:00 H.

“Yo probé esa sustancia que estaba en el frasco y se me durmió la lengua, también me ardía”, dijo Kerly Torres, tía de los 4 niños que tomaron un líquido que su madre confundió con una vitamina.

El caso, que puso los pelos de punta a la comunidad, ocurrió el viernes 9 de marzo de 2018, en la cooperativa Voluntad de Dios, en Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil, cuando la madre dio de beber el compuesto a sus hijos, que resultó ser un veneno, matando a uno de ellos.

“En el momento que me dijeron lo que habían tomado, yo abrí el frasco y sentí un olor agradable, se percibía como algo dulce. Enseguida toqué con el dedo y al probarlo, sentí que se me durmió la lengua, era algo desesperante”, contó Kerly Torres, mientras hacía un esfuerzo para no llorar.

Cuenta que dos de los niños vivían en las calles 44 y la C, suburbio porteño, con la abuelita Lupe, mientras que el fallecido permanecía con su madrina Desiré Villacís, en Sauces 8. La niña, de 13 años, era la única que pasaba todo el tiempo con su madre.

Los llevó

Kerly dijo entre sollozos que los niños de 6 y 7 años le dijeron que querían ver a su mamá y ella los llevó a Voluntad de Dios, donde se unieron a sus otros dos ñañitos. Aprovechando que estaban todos juntos, la madre les dio un purgante para desparasitarlos y al siguiente día les suministró la supuesta vitamina.

El pequeño de 9 años era el más entusiasmado por probar el líquido, sin imaginar que era veneno. Se levantó de la cama a las 09:00 y pidió a su madre la vitamina porque, según dijo: “quiero ser grande y fuerte”.

La mamá se levantó y les dio la sustancia. Transcurrieron dos horas y los menores empezaron a sentir dolor. “Se revolcaban en el piso, una de ellas corrió hasta mi casa, que está a pocas cuadras de donde ellos habían dormido, y me avisó que sus hermanitos se estaban muriendo. Cuando llegamos al sitio, mi excuñada se había llevado al de 9 años al hospital. Era el más afectado, pero se murió en el camino, no resistió. Yo llevé a otros dos y después alguien llevó a la mayorcita. Hoy los tres están recuperándose, pero uno murió”, relató la tía, quien argumentó que la madre de los niños “es consumidora de droga, pues cayó en el vicio hace dos años a raíz de que falleció su madre” y por esa razón los niños no vivían con ella.

Quiere ver a sus hijos

Kerly contó a EXTRA que el padre de las criaturas también es consumidor y que ingresó por voluntad propia a un centro de rehabilitación, porque quería dejar el vicio.

El sábado, que se cumplían tres meses de estar en terapia, los niños visitarían a su progenitor, pero lo que recibió el papá fue la trágica noticia de que uno de sus vástagos había fallecido y los otros tres estaban en manos de los médicos.

“Mi ñaño pidió permiso y vino a despedir a su hijo muerto. Se puso frente al cadáver y le prometió que cumpliría lo que él le dijo a su madre, antes de tomar el veneno. Voy a rehabilitarme para ser fuerte y sacar adelante a tus hermanitos”, confesó el joven, que es discapacitado.

Necesita ayuda

Kerly pidió a los lectores de EXTRA que le extiendan la mano a su ñaño, que ahora necesita trabajar para sacar adelante a sus hijos. “Mi hermano quiere rehabilitarse y trabajar honradamente. Si alguien desea darle la mano, le agradeceríamos toda la vida, porque él ya no quiere andar en drogas”, sostuvo el familiar.

El joven sufrió un accidente de tránsito cuando tenía 15 años y quedó con una discapacidad del 60 por ciento en una de sus piernas, lo cual no le permite caminar con facilidad. “Pero sí puede trabajar en cualquier oficio”, argumentó el familiar del padre, de 30 años.

“Es marihuana con alcohol y otro componente”

El supuesto medicamento que la progenitora le suministró a los niños era marihuana con alcohol, combinado con otra sustancia que aún se desconoce. Así lo confirmó el lunes 12 de marzo el coronel Víctor Araus, jefe de la Dinased, quien recalcó que este remedio era utilizado de forma terapéutica como un ungüento para las piernas, “pero lamentablemente estaba en un envase de vitaminas para niños”.

En los próximos días se sabrá lo que contenía el supuesto medicamento, comentó el oficial. Además sostuvo que la Policía investiga el hecho como una muerte accidental, porque al parecer la madre no tuvo la intención de asesinar a sus hijos.

El fiscal Víctor González manifestó que durante la audiencia la madre de los infantes se acogió al derecho al silencio. La doctora Patricia Parrales, jefa de emergencias del hospital del niño Francisco de Ycaza Bustamante, casa de salud donde permanecen los menores de edad, manifestó que los niños de 5 y 13 años se encuentran estables.

La especialista sostuvo que se aplicaron protectores gástricos y un soporte psicológico para poder ayudar a los menores de edad que en esta semana serán dados de alta.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra