ACTUALIZADO A LAS
15:00

En Estados Unidos, un padre ‘inyecta’ VIH a su hijo

I
19 oct 2016 / 14:12 H.

En 1992 Brryan Jackson fue diagnosticado como VIH positivo. Fue desahuciado luego de que el virus degeneró en sida. A los 11 meses, el niño fue contagiado por su padre.

Bryan Stewart, papá del hombre que hoy tiene 24 años, le inyectó sangre infectada para no pagar su manutención. Jackson recuerda un cambio que sufrió su padre luego de un viaje al Medio Oriente. “Cuando nací, él estaba muy entusiasmado. Pero todo cambió cuando se fue a la operación ‘Tormenta del desierto’ (la ofensiva aliada en la Guerra del Golfo). Al regresar de Arabia Saudita, su actitud era completamente distinta”, asegura.

Con 11 meses, el niño fue internado en el hospital debido a un ataque de asma. Sus padres no tenían contacto entre sí, pero, tras la enfermedad, su madre contactó a su exesposo.

El día que sería dado de alta, Bryan Stewart apareció inesperadamente. “Mandó a mi mamá a la cafetería por un café, así podía estar a solas conmigo”, dice la víctima. Cuando se quedó a solas con su hijo, el tipo le aplicó una jeringa con sangre contaminada con VIH. El testimonio lo recoge la BBC y lo difundió este 19 de octubre.

Según la publicación, el padre de Jackson esperaba que el pequeño muera para no pagar la manutención. Con el pasar del tiempo, su salud se deterioró y los pediatras no encontraban la explicación. Uno de los doctores solicitó una prueba de VIH que dio positivo. “Cuando llegaron los resultados, fui diagnosticado con sida, en etapa avanzada y tres infecciones oportunistas”. Los médicos le dieron cinco meses de vida.

Se llegó a la conclusión de quien le contagió fue su progenitor, ya que él trabajaba en un laboratorio en donde permanentemente estaba en contacto con muestras de sangre. Para alejarse de él, el joven se cambió de nombre y optó por usar el apellido materno. En julio de 2016, el muchacho recibió una carta de la Oficina de Cárceles de Misuri (Estados Unidos), en donde se le informó sobre la negativa a conceder a su padre la libertad bajo palabra.

Actualmente, Brryan Jackson tiene 24 años y, a pesar de que ha recuperado en parte su salud, aclara que “un diagnóstico del virus de inmunodeficiencia humana es siempre un diagnóstico de VIH”.

TAGS:

LEE TAMBIÉN
  • 1

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra