ACTUALIZADO A LAS
00:17

Un choque truncó los sueños de dos universitarios

I
18 oct 2016 / 10:49 H.

La amistad que existía entre Ronaldo Andrade Camacho y Dennys Montero Gómez prevaleció hasta el último día de sus vidas. En medio del dolor y la pena de sus familiares, la tarde del lunes 17 de octubre ambos féretros fueron trasladados hasta el cementerio de la parroquia Ricaurte del cantón Urdaneta, provincia de Los Ríos.

Los jóvenes, de 18 años, fallecieron la tarde del domingo 16 de octubre luego de impactarse contra un camión que circulaba por el sector La Troncal de Pijullo, en la vía Caluma–Ricaurte. Sonia Camacho no olvidará nunca el último favor que le hizo su retoño, Ronaldo Andrade, cuando lo envió a que inspeccionara un criadero de pollos que tiene su hijo mayor, en la vía a Caluma. Andrade Camacho salió en su motocicleta llevando a su mejor amigo Dennys Montero. Cuando ambos regresaban de cumplir con el mandado, un motorizado se les atravesó en el camino. Esa acción hizo que la moto de los jóvenes invadiera el carril contrario y se impactara, 30 metros más adelante, con un camión.

El choque fue tan fuerte que los cuerpos salieron despedidos por el aire hasta caer sobre el pavimento.

Camacho y Montero eran tan cercanos que hasta partieron juntos al cielo, comentaban los amigos de ambos, mientras secaban sus lágrimas ante la irremediable pérdida.

Las víctimas habían construido una sincera amistad desde que estaban en el colegio. Sus rumbos cambiaron cuando ingresaron a estudiar a la universidad, pero en la parroquia Ricaurte, donde residían, mantenían la misma relación de amigos. Montero Gómez estudiaba psicología clínica mientras que Andrade Camacho quería ser ingeniero agrónomo y cultivar en sus propios terrenos.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra