ACTUALIZADO A LAS
01:04

¡Alienígenas sin genitales!

Ecuador ·
I
17 jul 2017 / 14:10 H.

‘Ana’, de 22 años, observa detrás de la ventana a tres seres extraños. Son delgados, cabezones y de ojos negros ovalados. Pero se esfuman de repente. Y la fémina, que tiene la sensación de que aparecían en la pesadilla erótica que acaba de experimentar, se aterra.

Es uno de los tantos testimonios similares de supuestos encuentros cercanos o secuestros sexuales alienígenas. En ufología se conoce a este tipo de relaciones como exofilia.

Uno de los casos más significativos, comenta Pedro Ramírez, ufólogo mexicano, es el de Antonio Vilas Boas, ocurrido en Brasil en 1957. Un granjero que fue raptado por un humanoide de cinco pies de altura e introducido en una habitación de su nave, donde varios extraterrestres le echaron un gas.

Según él, tuvo relaciones sexuales con una alienígena. Y manifestó que estos seres gozaban de tecnología muy avanzada. Murió en 1992 y, hasta el final de sus días, sostuvo que su experiencia había sido real.

Ramírez asevera que las mujeres contactadas a veces son secuestradas para insertarles artificialmente una especie de óvulo fecundado. En otras ocasiones, los extraterrestres toman la forma de mujeres atractivas y logran que los varones humanos lleguen al orgasmo. Luego cogen su semen y lo mejoran genéticamente.

En el caso de las mujeres, suelen ser inseminadas y, tras unos meses, nuevamente contactadas para extraerles el feto. “Este tipo de casos, en la Edad Media, fueron atribuidos a demonios íncubos. Los súcubos hacían lo propio con los varones. Hoy sabemos que se trató siempre de extraterrestres”, explica Ramírez.

En la actualidad, existen mujeres abducidas que ya no son interceptadas por segunda vez, cuyos niños nacen y se quedan en este planeta. A estos se les llama ‘híbridos’. Por lo general poseen poderes o talentos especiales. “En México, en 1994, conocí a una chica de 15 años, producto de una relación extraterrestre. Demostraba grandes talentos en la música”, afirma.

Sus padres terrenales permitieron que un grupo de ufólogos la ayudara. Incluso intentaron lograr un contacto extraterrestre en las cercanías del volcán Popocatépetl, en México. No lo lograron.

Tipologías

El ufólogo mexicano señala que los grises (extraterrestres pequeños de ojos ovalados, que provienen de la constelación Orión), así como los reptilianos (reptiles humanoides), no cuentan con aparatos reproductivos. Son como robots “fabricados” genéticamente, “una especie de clonación a gran escala”.

“Los extraterrestres no pueden reproducirse como tales. Buscan a mujeres u hombres para preservar sus especies”, precisa Douglas Josué, ufólogo venezolano.

Con el semen elaboran pequeñas bolas amnióticas, que depositan en incubadoras. Posteriormente buscan a las humanas y las acuestan. “Luego les introducen esperma con genes modificados”, describe el entendido.

“Los ‘híbridos’ están en la Tierra. Son hermosos porque su ADN fue mejorado y tienen una alta sensibilidad a la luz. No les gustan los conflictos”, concluye Douglas Josué.

Sin evidencias científicas

Blas Francisco Hernández Mera, presidente del Instituto Ecuatoriano Ufológico, recuerda que existen muchos criterios y teorías distintas en torno a un fenómeno de muy difícil constatación ante la opinión pública y la comunidad científica.

“Hay gente fanática, que emite conceptos sin fundamentos; escépticos, que no quieren saber nada del tema; y científicos serios, que estudian la ufología a nivel mundial. Algunas personas afirman haber tenido relaciones sexuales, pero no se ha comprobado científicamente”, recalca.

Hernández Mera considera que existen numerosas señales de que los alienígenas nos han visitado en infinidad de ocasiones. Pero cree que no hay nada concreto acerca de que hayan embarazado a mujeres y se hayan llevado a las criaturas. De ahí su prudencia con respecto a otros colegas: “Todo es posible, pero si no hay pruebas científicas, todo es inverosímil. No puedo afirmar si están dotados o no porque no los he visto”.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra