ACTUALIZADO A LAS
23:27

Supercom: el fin de una era sancionadora está cerca

I
16 may 2018 / 00:00 H.

El anuncio de la reforma a la Ley de Comunicación anunciado el pasado lunes 14 de mayo por parte del presidente Lenín Moreno, tendrá como uno de sus objetivos desaparecer el órgano sancionador que creó dicha ley: la Superintendencia de Comunicación, mejor conocida como Supercom.

El propio Moreno fue quien dio esa pista: esta reforma de Ley “suprimiría definitivamente” la Supercom.

Esta institución, nacida en octubre del 2013 con la aprobación de la ley en la Asamblea Nacional, ha sido blanco de críticas, especialmente de los medios, desde que empezó su trabajo y por la aplicación de la denominada “ley mordaza”.

Las cifras de la Supercom reflejan su amplio carácter sancionador. Desde el nacimiento del órgano hasta mayo de 2017, ejecutaron lo siguiente:

- 1.083 procesos abiertos

- 675 sanciones

- 266 casos archivados

- 108 casos fueron absueltos

- 34 se encontraban en trámite

- Recaudaron $ 754.000 en multas

Pero, ¿cómo funciona la Supercom? y ¿cuáles fueron sus atribuciones y acciones que más la hicieron ‘popular’ en el país?, te lo explicamos a continuación:

‘Poderosos’ vigiladores y sancionadores

El art. 55 de la Ley de Comunicación define a la Supercom como el organismo técnico de vigilancia, auditoría, intervención y control, con capacidad sancionatoria; que cuenta con amplias atribuciones para hacer cumplir la normativa de regulación de la información y comunicación.

Sus resoluciones, (sanciones) debían ser acatadas y cumplidas en los plazos establecidos en la ley o en dichas resoluciones de manera obligatoria.

Entre sus atribuciones estaban fiscalizar, supervisar y ordenar el cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias sobre los derechos de la comunicación.

Un jefe de ‘pocas pulgas’

Supercom: el fin de una era sancionadora está cerca

Carlos Ochoa fue la primera y única persona que dirigió la Supercom. En el camino fue duramente criticado y cuestionado por las decisiones que tomaba en lo que se refiera a sanciones y juicios a medios.

A Ochoa ‘no le tembló la mano’ para aplicar la ley durante sus dos primeros años en funciones. Uno de los casos más recordado fue el de diario El Universo.

Dicho medio tuvo que pagar más de 300.000 dólares (10 % de su facturación trimestral promedio) por no publicar en dos ocasiones el texto íntegro de una rectificación que envió la Secretaría de Comunicación (Secom).

También fue altamente criticado por su supuesta interpretación de la Ley de Comunicación al momento de emitir sus sanciones.

Ochoa finalmente fue destituido del cargo el pasado y censurado el pasado 12 de marzo de 2018 por incumplimiento de funciones en el desempeño de su cargo.

¿Cómo la veían de afuera?

Supercom: el fin de una era sancionadora está cerca

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en 2014, mostró su preocupación por la puesta en vigencia de la Ley de Comunicación porque considera que impone “graves restricciones” a la prensa y la libertad de expresión. Estas mediante la propia Supercom.

Mientras que Human Rights Watch consideró que aunque las sanciones de la Supercom han bajado desde que asumió el nuevo Gobierno, la existencia de la Ley de Comunicación “otorga al Gobierno amplios poderes para coartar la libertad de expresión”.

¿Despedida anticipada?

La Supercom emitió ayer, martes 15 de mayo de 2018, un corto comunicado a través de redes sociales que podría parecer una inminente despedida. En este dice que respetará las decisiones que emitan los órganos pertinentes. Mientras eso dijeron que seguirán trabajando “en la protección de los derechos ciudadanos vigentes”.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra