ACTUALIZADO A LAS
08:06

Sismos, temblores, terremotos... ¿Son lo mismo?

Ecuador ·
I
06 dic 2017 / 00:00 H.

Sobre los sismos o terremotos existe mucha información que muchas veces causa confusión. El desconocimiento hace que las personas crean cosas que no son ciertas y genera una reacción en cadena de divulgación de información no precisa.

Tras los últimos sismos ocurridos en el país, en redes sociales le han atribuido estos eventos al cambio climático, a la rotación de la tierra, e incluso se habla de terremotos que estarían por venir.

Sin embargo, aún no existen instrumentos para pronosticar o predecir los movimientos telúricos.

Para entender un poco la terminología de los sismos y terremotos, a continuación revisa un diccionario breve para estar familiarizado con el tema:

Sismo: Una serie de vibraciones de la superficie terrestre generadas por un movimiento brusco y repentino de las capas internas (corteza y manto).

Terremoto: Movimiento sísmico cuyo epicentro es de carácter brusco y en tierra firme. Es causado por la liberación de energía acumulada durante un largo tiempo. Los terremotos pueden ser superficiales (0-70 km), intermedios (70-300Km) o profundos (300-700 km).

Temblor: Movimiento de menor magnitud, a comparación de un terremoto; incluso puede llegar a ser imperceptible.

Moviento telúrico: Vibraciones producidas en la corteza terrestre, cuando las rocas que se han ido tensando se rompen y rebotan.

Al observar los conceptos, todos parecen decir lo mismo: movimientos y vibraciones que varían según la intensidad con la que se producen. Sin embargo, hay otros factores que hay que tomar en cuenta.

¿Qué dice el Instituto Geofísico?

Según la directora del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, Alexandra Alvarado, todos estos términos significan lo mismo, desde su raíz.

Asimismo señala que “no existe un valor preciso para determinar si el evento es un temblor o sismo, pero si el movimiento telúrico sobrepasa la magnitud 6,5 en la escala de Ritcher, empieza a denominarse como terremoto debido a que puede producir daños y problemas de consideración”.

Explica que cuando las ondas sísmica se producen en la fuente (se rompen las rocas), generan tres tipos de ondas. El primer paquete de ondas se caracteriza por tener un movimiento que tiene la misma dirección del radio del sismo.

El segundo paquete, emite ondas perpendiculares a la dirección del movimiento y un tercer paquete llamadas ondas superficiales. “Estas son sentidas de acuerdo a la ubicación y características de donde nos encontramos. En ocasiones, se puede sentir una de estas o las tres al mismo tiempo”, según Alvarado.

Los sismos son registrados a través de diferentes estaciones ubicadas en el país. Cuando ocurre un temblor, estas estaciones registran la forma y características que se generen en el campo. Esta información se ve reflejada posteriormente en los sismógrafos del Instituto.

Ante la supuesta existencia de predicciones sísmicas, Alvarado ratifica que se ha tratado de buscar un patrón de ocurrencia de eventos sísmicos a nivel mundial, pero el problema es que para que sea estadísticamente utilizable, considerando la edad de las fallas, los catálogos (referencias históricas) que se tienen son de muy corto tiempo.

“Deberíamos tener algunos de miles de años atrás para poder tener esta información”, agregó.

La directora menciona que incluso los japoneses y chinos solo poseen catálogos que no llegan más que a los 3000 años. Por esta razón es que se dificulta poder tener una predicción o pronóstico usando este tipo de método.

Otro factor es que los terremotos se producen a más de 3 kilómetros de profundidad, en una franja específica, en cada una de las fallas y que se puede activar en cualquier lugar, imposibilitando conocer con precisión los parámetros físicos que ocurren al interior de la tierra como cuánto tiempo se demoran en acumular energía y cuánto tiempo necesita para que se libere.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra