ACTUALIZADO A LAS
10:01

Consumir, sin consumirse

I
07 dic 2017 / 00:00 H.
    Image

La asociación Americana de Psicología realizó un estudio en el que el 80 % de los participantes definen la época de Navidad como estresante; similares resultados arrojó la encuesta digital que SEMANA realizó a 300 personas, entre 16 y 80 años. El 77,6 % catalogó a diciembre como un mes estresante; y un 35 % lo atribuyó a varios factores, entre estos el social, emocional, financiero y la inseguridad.

El psicólogo Jonathan Suárez considera que el problema radica en la gente. “Desde que tenemos redes sociales el país ha cambiado, si no compra está fuera del sistema, lo invitan a consumir, lo van condicionando; nos parecemos a sociedades ansiógenas, rendidas al consumismo y no a Jesús, que en teoría es el motivo de celebración”.

Para Carlos Tutivén, profesor de Sociología, son las personas quienes permiten que desde octubre se monten los salones de Navidad, un claro indicador consumista que invita a comprar, a endeudarse...

Las personas -prosigue- se desesperan por dar un regalo, impulsados por las constantes campañas de publicidad de los diferentes medios, olvidándose del real significado de obsequiar. “Un don que se da con gratuidad, sin esperar ganancia personal, pero que también se da en función de estatus e intereses; entonces se sobreexigen a sí mismos, más allá de sus posibilidades económicas, y aparece el estrés, que se genera de la ilusión de que somos ‘más felices’ dando y recibiendo regalos, mas no con la lógica espiritual”.

Un estrés que afecta por igual a hombres y mujeres, “ellas se afligen por los hijos, la familia, arreglos y cena, y ellos por la economía”, enfatiza la psicóloga Cinthia Almeida.

Niveles de preocupación que si no se controlan le pasarán factura a su salud, “por eso no autorregale afecciones a su piel, hígado, músculos, huesos, al funcionamiento intestinal y sexual”, expresa Eduardo Santillán, neuropsiquiatra, quien afirma que en este mes sus consultas aumentan en un 40 %.

Fernanda Bolagay, coach financiera, destaca que en diciembre se vive una adrenalina extrema. Que la palabra fin de año mueve emociones y que se actúa como si todo acabara; por eso, para evitar consecuencias negativas, varios expertos dan sus recomendaciones para disminuir el estrés, y se libere del mes de la resaca financiera y emocional: enero. Así no se recriminará diciendo: ¡Qué hice en diciembre!

Más de tres

Aunque suene a trabalenguas, este mes hay más de tres estrés:

El social

Consumir, sin consumirse

“Seleccione eventos”, aconseja el doctor Héctor Verdezoto, psiquiatra, él anima a hacer un checklist (lista) de las reuniones, pesando su afinidad con las personas que lo invitan, la importancia y lo positivo que sacará de la velada; por ejemplo si busca conversar y el lugar es una discoteca, y el bullicio lo estresa, no vaya.

El laboral

Consumir, sin consumirse

Si labora en las festividades y tiene reuniones esos días, no descuide su empleo, trabaje -dice Suárez- como si fuera junio, con ímpetu, no se acelere por salir pronto. Reparta el trabajo entre todos equita-tivamente.

El ambiental

Consumir, sin consumirse

La lluvia, grillos, calor, tráfico y explosivos causan ansiedad, anota Verdezoto, quien dice que no se puede aplicar correctivos, pero sí solucionar en algo si ante las altas temperaturas optamos por lugares con aire acondicionado, estar preparados para la lluvia (paraguas, encauchados); si le estresa que su mascota se estrese (por la pirotecnia) que el veterinario la medique; movilícese en cooperativas de taxi, porque parquearse es complicado.

La inseguridad

Consumir, sin consumirse

Los robos a personas y casas son los que mayor relación guardan con la inseguridad, por su frecuencia, especialmente en Navidad y fin de año, debido a la actividad comercial, movimiento de dinero, concentración de personas en ciertos sitios y abandono temporal de los hogares por parte de la ciudadanía. “Las altas tasas delictivas se dan en la región, por eso el latino al vivir en sociedades donde el delito es común ha desarrollado más la cultura de la precaución, por eso crece la inversión en seguridad privada que es parte de la canasta básica”, expresa Daniel Pontón, analista en Seguridad del Instituto de Altos Estudios Nacionales.

Tips para minimizar el impacto de delitos:

1. Evite el uso de grandes cantidades de efectivo. Las transacciones electrónicas evitan la práctica traumática de los sacapintas.

2. En los robos a domicilio es importante la organización comunitaria (en barrios). Coordine con la Policía patrullajes y mecanismos de control preventivos (UPC cercano). Si le roban (en casa o calle) llame al ECU-911, ellos se comunican con la policía y patrulleros más próximos para que lo auxilien.

3. La actitud positiva ayuda, “si pensamientos negativos nos invaden, creemos que todo el tiempo nos van a robar, se puede llegar a la paranoia, volviéndonos ansiosos e irritables” menciona la psicóloga Yadira Delgado.

El emocional

Consumir, sin consumirse

Evitar pensar en las metas que no se alcanzó es difícil, en especial si se termina el año. Delgado invita a cambiar de mentalidad, diciembre es el último mes del año, no el último de su vida. Reflexione, pero no sea duro con Ud. por no lograr un objetivo este año. Otro inicia, esfuércese por obtenerlo y póngase metas realizables. Verdezoto alienta a conversar con alguien de confianza si tiene algún problema o tristeza, reprimirlo empeora su salud mental.

El financiero

Consumir, sin consumirse

En Latinoamérica no hay cultura financiera, hay conceptos errados, admite Bolagay, compartir no debe ser sinónimo de gastar. La experta le anima a preguntarse ¿cuáles son sus prioridades?, ¿quien recibe el regalo permitiría que Ud. se endeude por eso?, ¿compré porque el contexto me lo dice o porque es importante para mí?, ¿tengo un estilo de vida que no puedo pagar? “Falta conciencia y autoevaluación financiera, elegir costumbres y no repetirlas sin sentido”, puntualiza la coach.

El asesor financiero Daniel Adler también da consejos:

1. Si va a dar regalos, haga una lista a quiénes realmente quiere darles un obsequio. La mejor forma de mostrar cariño es con tarjetas manuscritas o algo hecho por Ud., mostrará dedicación y su presupuesto se lo agradecerá, pues la gente se endeuda por lo general hasta 12 y 18 cuotas para los regalos navideños, y esa cadena de gastos e intereses le llevarán a un mal año.

2. Si quiere reunirse, una casa es lo ideal (económico y cálido), no un restaurante. Que todos lleven algo para la cena.

3. Si es de los que estrena algo nuevo, un accesorio está bien, en lugar de cambiar todo el armario.

4. Para la cena se compran ingredientes como si se fuera a la guerra o viniera el apocalipsis, compre y coma lo justo y necesario.

5. Si no hay para el pavo, un pollo u otra opción lo pueden reemplazar; anota Suárez, quien hace hincapié que la prioridad no es el ave, y que uno se estresa porque quiere, se puede hacer rica comida con otros alimentos.

6. No ofrezca a sus hijos más de lo que puede, así tenga buena economía, dar demasiado no es correcto, porque se acostumbran a que les den todo y hay que enseñarles a esforzarse por las cosas, opina Verdezoto.

TAGS:

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra