ACTUALIZADO A LAS
12:00

Viva de largo con una dieta rica en grasas

Ecuador ·
I
05 mar 2018 / 00:02 H.

¿Se imagina añadir a su menú una porción considerable de grasa natural y aún así mantenerse sano? De eso se trata la dieta cetogénica, una alternativa que reduce el consumo de carbrohidratos (azúcar de mesa, dulces, harinas, bebidas azucaradas, jarabes, frutas) con la finalidad de “disminuir el apetito, aumentar la esperanza de vida y evitar el deterioro cognitivo”.

Mauricio Ortega, experto en Nutrición y hábitos alimenticios saludables, señala que este tipo de menús brinda algunos beneficios y permite “que los pacientes envejezcan de mejor manera”.

Este régimen cetogénico se basa en el consumo de coco, almendra, huevo, pescados, pistacho, aguacate, avellana, leche y queso. “Estos alimentos grasos contienen DHA (ácido graso esencial poliinsaturado de la serie Omega 3) que ayudan a transmitir información al sistema nervioso”, explicó.

Las órdenes que se traspasan de neurona a neurona fortalecen la memoria, la planificación, la organización y el manejo de una rutina. “Es así como esta dieta reduce el riego de padecer Alzheimer o demencia”, refiere la neuróloga Diana Fajardo.

Si bien estos trastornos, muchas veces, son genéticos y degenerativos en las células nerviosas del cerebro, hay formas de disminuir el riego de padecerlos. “Hay que mantener buenos hábitos, consumir alimentos antioxidantes y realizar ejercicios mentales para despertar las destrezas cerebrales”, añadió.

Producción de energía

Erika Escobar, médica familiar, señaló que no importa la edad para establecer una alimentación adecuada. “Si bien los trastornos cognitivos surgen en la adultez, siempre es bueno prevenir”.

Ella considera que el régimen cetogénico produce entre un 85 % y un 90 % de calorías con el consumo de grasas buenas. “La idea es que el cuerpo deje de producir energía con la glucosa de los carbohidratos y lo haga con la grasa buena”, precisó la experta.

Pese a los beneficios de esta dieta es importante recurrir a una consulta médica que confirme si este sistema se adapta a su organismo, edad y tipo de vida.

“Es un forma distinta de alimentarse, pero requiere vigilancia. Si no se hace de forma correcta, en los niños podría producir retraso del crecimiento por un déficit de proteínas, náusea, vómito o estreñimiento”, concluyó.

Desayuno

Viva de largo con una dieta rica en grasas

Esta es la comida más importante del día. En esta dieta se puede consumir huevos con tocino, omelette de espinacas con salchicha o un batido de fruta con dos cucharadas de aceite de coco. A este puede agregarle un puñado de almendras para cumplir la meta de grasas.

Almuerzo

Viva de largo con una dieta rica en grasas

El menú debe ser sencillo y rápido de preparar, por ejemplo, ensalada de espinacas con tocino y de pechuga de pollo. Se puede añadir un poco de aceite de oliva. Otra opción es carne con espinacas y salsa verde o tilapia con ajo, espinacas y mantequilla.

Merienda

Viva de largo con una dieta rica en grasas

Para la cena se puede realizar otras combinaciones como: atún con jalapeños, aceite de coco, cebolla y limón. Pollo con brócoli con aceite de oliva o salchicha italiana con vainitas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra