ACTUALIZADO A LAS
10:41

Quito apludió al ritmo de Rock & Shout

Quito ·
E
16 sep 2017 / 00:01 H.

Llevaban las ‘pintas’ típicas: camisas negras, con estampados de las bandas y gorras. Nada en el aspecto de las estudiantes llamaba la atención o era demasiado peculiar, pero el entusiasmo de Alisson Landeta y Belén Jara se podía sentir desde la fila del acceso 9 del estadio Olímpico Atahualpa, norte de Quito, minutos antes de las seis de la tarde.

Iban “un poquito tarde” al espectáculo Rock & Shout, un festival cuya atracción principal es Aerosmith. El 15 de septiembre, las puestas del recinto deportivo se abrieron desde las 15:00 para que los fanáticos del grupo estadounidense no se perdieran ningún detalle del evento.

En las gradas todo permanecía oscuro, muy pocos teléfonos móviles tintineaban entre el público, mientras los capitalinos aplaudían sin parar. Los que llegaron a tiempo no recibieron tanto “manoseo”, pero los atrasados debieron pasar por algunos controles de seguridad.

Karina Fernández estaba sorprendida. La vigilante metió sus manos entre su abultado afro para comprobar que no llevará ningún artículo prohibido. “Le impresionaría ver todo lo que hemos hallado”, acotó la uniformada. Cajetillas de tabacos, bebidas alcohólicas, navajas, aerosoles y demás fueron almacenadas en una caja de cartón para ser entregados a la Intendencia.

Pese al impedimento de ingresar licor, entre las filas del estadio se comerciaba cerveza con y sin alcohol. “Al menos un pasaboca para amenizar la noche”, bromeó David Acero. El joven llegó desde el sur de la ciudad para compartir, junto a sus panas, de la música de Walk The Moon.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra