ACTUALIZADO A LAS
01:04

Desistieron de una ‘peli’ por una vida normal

E
12 sep 2017 / 15:24 H.

Su padre le muestra una foto de un niño modelando y Luis Miguel Coka imita la posición del pequeño y actúa como tal.

Coloca sus manos en el bolsillo y al llamado del fotógrafo mira a la cámara. Fluye y después de un par de flashes vuelve a ser el niño de tres años que disfruta del fútbol y los carritos de juguete.

Él es considerado como el niño más fashion del Ecuador y cuenta con más de 74 mil seguidores en su cuenta de la red social Instagram.

Todos los internautas lo adoran, incluso la cantante Selena Gómez quedó impresionada con el chiquillo cuando lo conoció en Estados Unidos.

La famosa le deseó éxitos y que siguiera adelante con su carrera. Sus padres Andrés Coka y Betty Andrade lo apoyan y desean caminar a paso lento a medida que crezca. Por eso cuando la productora norteamericana Cream Films le ofreció hacer películas, series y publicidad, los guayaquileños desistieron.

“Tuvimos la oportunidad, pero el niño y toda la familia debía mudarse a Estados Unidos y quiero que él tenga una vida normal como la de otro niño”, apuntó el empresario porteño, quien descubrió las habilidades de su vástago para el modelaje.

Todo empezó hace un año y medio cuando el orgulloso padre comenzó a publicar fotos de Luis Miguel en las redes sociales. La simpatía y facilidad que tiene para posar provocó que las gráficas se viralizaran.

Causó tanta sensación que fue escogido por la marca Official Kid Fashion para que entre en un concurso de pequeños modelos en el cual destacó. En ese momento inició su carrera.

Desistieron de una ‘peli’ por una vida normal
A sus 36 meses de vida, Luismi es consciente de su popularidad.

Medios de comunicación nacionales y extranjeros se interesaron en contar su historia y además de incrementar el número de seguidores en la red social sus padres crearon su marca LM, sus iniciales, que actualmente tiene en su stock zapatos infantiles, y para mamá y papá.

Mientras su padre hablaba de los logros de su bebé, Luis Miguel se apresuró por quitarse su elegante traje. Con la ayuda de su niñera, el pequeño cambió su look por un atuendo más cómodo. Deseaba jugar en el área de recreación de la urbanización donde habita, deslizarse por la resbaladera y correr con los pies descalzos sobre el césped.

“Es como otro niño, va a la escuela a las 08:00, llega a las 12:00, come, descansa y va al parque porque también le encanta jugar con la pelota”, detalló Andrés.

A sus 36 meses de vida, Luismi es consciente de su popularidad. Tanto que cuando no tiene ganas de posar, ni de ser un niño modelo, le dice a su papi: “hoy no quiero fotos”.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra