ACTUALIZADO A LAS
17:14

Dar propinas, ¿cuánto y por qué lo hacemos?

I
13 jul 2018 / 00:00 H.
    Image

Cuando vamos a un restaurante, hotel, tomamos un taxi, o nos brindan algún tipo de servicio, hay una forma de retribuir a quien nos ha ayudado: dar propina.

Pese a que en ciertos países de América Latina no es una acción obligatoria, si es una práctica ampliamente común. Independientemente de la cantidad, un mesero por ejemplo, (casi) siempre esperará tu generosidad monetaria por servirte.

El término propina proviene de la acción de beber. Según la filóloga española María Nogueira, citada por la BBC, “la palabra propina viene del griego así que no es una palabra española en sí misma y el origen surge de la acción beber que es ‘pino’ en griego y ‘pro’ que significa antes”.

Explica que “de alguna manera está relacionada con un dinero que se deja como muestra de agradecimiento por la bebida que has consumido”.

A lo largo de la historia empezó a usarse no solo para esta actividad, sino también para otras acciones como muestra de agradecimiento por haberte brindado un servicio.

Y aunque puedes tener muchas razones para no dejar propina, para otros es algo casi esencial. ¿Por qué? Por obtener aprobación social, evitar remordimientos, asegurarse una buena atención si regresas, y congraciarse con el mesero, según explica el profesor estadounidense Michael Lynch, analista del comportamiento del consumidor que realizó varios estudios sobre la propina.

¿Cómo se ‘propinea’ en América Latina?

Comencemos por Ecuador. En nuestro país dejar una propina es voluntad del cliente.

La misma la puedes dar en efectivo de manera directa a quien te atendió y también está la opción de cargarla a la tarjeta de crédito al momento de pagar la cuenta; su valor es del 10 % del total a pagar.

Esta opciones suelen venir especificadas en una pequeña tarjeta junto con la cuenta. De ahí ya depende de ti...

Otros lugares optan por incluir este 10 % directamente en la cuenta como parte del total.

Mientras países como Costa Rica y República Dominicana tienen leyes que establecen la propina de 10 % como un derecho de los trabajadores de restaurantes, bares y otros locales donde se brinde servicio a la mesa.

Brasil también regula, por medio de una ley, el cobro de propina a clientes que asisten a bares y restaurantes. La misma establece que el 20 % de ese valor es para el local y el 80 % va para los meseros.

Pero tiene un vacío: no especifica que porcentaje se le pone en la cuenta al consumidor, sin embargo no usual es que sea 10 %.

En el resto de países la cosa es así:

Perú: no es obligatorio y el porcentaje es en torno al 10%, y si el servicio no fue de te agrado, puedes dejar entre un 5 y un 7%.

Colombia: es obligatorio preguntar a los clientes antes de traer la cuenta si se desea incluir el 10% en concepto de “servicio voluntario”.

Chile: es voluntario y en general se deja el 10%. Varios restaurantes ha optado recientemente en incluir dos valores en la cuenta, con y sin propina, y el consumidor elige cuál pagar.

Argentina: propina voluntaria y el 10% es lo normal.

Bolivia: aunque no es una costumbre en el país, no supera el 10%.

Venezuela: el 10% y si el servicio te agradó puedes dejar mucho más.

México: es el 10% del valor de la cuenta y por cortesía, la ley dice que no es obligatorio.

Panamá: tampoco es obligatorio y te sugieren en la factura dejar un 10%.

Guatemala y El Salvador: propina “sugerida” con un 10% de recargo.

Nicaragua: “propina voluntaria” del 10%.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra