ACTUALIZADO A LAS
19:05

Sara Toscano: “Como buena deportista, sé perder”

I
05 feb 2018 / 00:01 H.

Con tan solo 22 años, Sara Toscano ha logrado obtener lo que, hasta el momento, se ha propuesto. Es considerada la campeona absoluta de BLN, al alzarse con varios campeonatos. De niña soñó que era la hermosa reina de un cuento y en el 2017 obtuvo la corona de virreina del Guayas. Al momento estudia Jurisprudencia, pues su meta es llegar a ser abogada. Mantiene una relación estable con el manabita Róger Guillén, a quien conoció en la competencia de BLN. Lo más seguro es que suenen campanas de boda.

Eres la campeona absoluta de las competencias de BLN.

Soy la tricampeona de BLN, la campeona actual.

¿Cuántos campeonatos ganados?

En individual 3 y en equipo 3. De ganar, este sería mi tetracampeonato individual y si Dios lo permite mi tetracampeonato en equipo.

¿Y eso es plata?

¡Claro!, los premios de la final. Normalmente nos dan $1.500 en solitario y 3 mil por equipo.

¿Cuánto dinero has hecho hasta el momento?

¡Uf!, como para amoblar un departamento. Pero como vivo con mis padres, he usado el dinero para apoyarnos todos como familia, comprar cosas nuevas para la casa.

Tienes algún tiempo en los reality.

Tengo cinco años.

Has pasado por todos estos programas de competencia...

Sí, por todos. El primero fue Calle 7, en TC; luego vino BLN, en Canal Uno, y después Combate, en RTS. Y estoy otra vez en BLN.

¿A qué se debe esa indecisión de entrar y salir?

Lo que pasa es que en BLN estaba superbien, desde que comenzó, pero creo que a todos, y no solo a mí, le llega un momento en que necesita refrescarse un poco, salir de la rutina, y yo me sentía agobiada, y sabes ¿por qué? Porque la gente no se da cuenta que al ser campeona de un reality la gente dice y cree que fuiste campeona porque sí. Pero lo fuiste porque te preparaste, entrenaste demasiado. Si yo logré ser la ganadora, es porque tal vez di ese extra que el resto no dio, y ese extra me agotó, ahí me dije que no quería más los reality. Yo no me fui de BLN para ir a Combate, me fui de BLN para ir a estudiar. Para hacer otra vida diferente a la que estaba acostumbrada.

¿Cuánto tiempo estuviste fuera de BLN?

Cinco meses. Sigo con mis estudios. Escogí Leyes, ahora estoy de vacaciones. Voy para el segundo semestre. Cogí el intensivo, de lunes a sábado, mañana y tarde. Me empecé a acostumbrar a mi carrera y luego se me dio la oportunidad de entrar a otros reality e ingresé a Combate. Sinceramente, yo no quería hacerlo, porque estaba muy bien, pero también tienes que ver de dónde pagas la universidad. Aunque vivo con mis padres, en cuanto a dinero, a mí me gusta ser independiente porque para eso trabajo desde los 17 años. A esa edad entré a mi primer reality, que fue Calle 7.

¿Te ves como ejemplo para tus seguidores y jóvenes que consumen reality?

Sinceramente sí y creo que eso ha sido una de mis motivaciones principales para querer ganar los reality, porque la mayoría de las personas que me siguen son niñas de 15 años, adolescentes y bueno... ellas siempre me escriben, para decirme que quieren ser como yo cuando sean grandes. Entonces cuando te dicen algo así, tienes una responsabilidad muy grande.

¿Cuál es esa responsabilidad?

Te dices que ya no puedes portarte malcriada o coger y decir cosas o actuar de una manera no apropiada. Porque si te dicen que quieren ser como tú, entonces enséñales algo bueno. Les enseño a que sean disciplinadas y que luchen por lo que quieren y que, sobre cualquier cosa, estén seguras de que pueden conseguir lo que han deseado. Eso y sobre todo que ya saben que estudio, y que trato de mantenerme en una carrera como son las Leyes, que aunque complicadas son apasionantes.

¿Por qué una competidora escogió Leyes y no algo que vaya acorde a lo que hace?

Siempre me gustó leer mucho. Cuando salí del colegio no sabía qué estudiar, me encanta leer y solo pensaba que quería algo que no tuviera nada que ver con Matemáticas y busqué, vi Leyes y dije ‘esto es’. Estaba nerviosa de que no me vaya a gustar porque yo me gradué de Contable. Pero apenas entré me encantó. Siento que fue la mejor decisión.

¿Disfrutas mucho la lectura?

Desde pequeña iba a las librerías, me encantaba leer Condorito, lo amaba con mi vida, luego cuando fui creciendo me incliné por los libros de misterio. Ágatha Christie, Stephen King, los he leído, pero no todos. Uno que me encantó fue el de la película Carrie y cuando entré a Calle 7 empecé a leer biografías como las de Napaleón, Thomas Edison, Einstein. De la mitología griega me compré muchos libros.

¿Te inclinas por la política?

Me encanta.

Fuiste virreina del Guayas por la Prefectura.

Sí, en octubre del año pasado entregué la corona. Por eso me interesó mucho la política, porque los partidos te empiezan a buscar, ya que les interesa una persona que sea querida en el lugar. Soy querida en Daule porque estoy en pantalla, obviamente muchísima gente de allá ve BLN porque le gusta la competencia, eso me ayudó bastante en mi reinado, y me costó millón, porque al principio que me metí dije: ‘¡Ok!, quiero meterme para ganar’, fue decisión propia, porque el sueño de toda niña es tener una corona en la cabeza y sentirte una reina.

¿De niña soñabas con ser una reina?

Sí, siempre. Tengo dos personalidades. Me encantar estar así, ser superdeportiva y también ponerme zapatos de taco, arreglarme, vestirme bien, maquillarme.

Llevas una relación muy sólida con el excompetidor de BLN, Róger Guillén, ¿han hablado de formalizar el compromiso?

Nosotros hemos hablado, tenemos más de dos años juntos, y él me dijo si me aguantas un año más quién sabe. Pero le dije que cuando me vaya a proponer matrimonio no quería saberlo, porque mi sueño siempre ha sido que me dé la sorpresa. Aún tenemos metas personales que cumplir. Con él tengo una relación superconsolidada, me llevo superbien con su familia y él con la mía, entonces creo que hasta ahora estamos bien.

¿Has pasado en Portoviejo con su familia?

He ido a Portoviejo, pocas veces, mis papás son muy sobreprotectores y me mandan con mi hermana o con mi hermano o que alguien me acompañe, pero nunca voy con Róger sola. Incluso a los viajes, siempre tiene que ir alguien conmigo.

¿Vas con chaperona?

(Risas) ¡Claro! Al principio Róger no se molestaba, pero si como que le incomodaba, porque él estaba acostumbrado a tener sus novias. Acá pasamos todo el día juntos y me dejan tranquila, pero en los viajes no, porque tenemos que dormir en cuartos separados y, obviamente, yo sí respeto y estoy de acuerdo, porque quiero que el día en que me comprometa con alguien o me case, quiero sentir que es la primera vez en mi vida que voy a dormir con esa persona y con quien voy a vivir. Eso me emociona y no el hecho de primero vivir con alguien y luego casarme. Mi padres no lo permitirían.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra