ACTUALIZADO A LAS
10:07

Sharentig: Un hábito inocente con posibles riesgos

I
11 ago 2017 / 23:05 H.

En el agitado mundo digital de hoy, muchos niños empiezan a desarrollar una identidad en Internet.

Desde su primera ecografía son expuestos en el ciberespacio; luego —sin saberlo— el día que llegan a la Tierra también se congela con una publicación en redes sociales.

Su primer diente, su primera palabra, su primer día de clases... Los eventos se van acumulando y con imágenes o videos forjan —poco a poco— una identidad virtual.

Detrás de esa exhibición constante están los padres. Son ellos los que dan clic en el celular para tomar la foto, escoger un filtro, crear una descripción y la compartirla con sus contactos. Todo esto, sin que su hijo esté consciente de lo que ocurre.

Este fenómeno ha sido bautizado como ‘sharenting’, un término compuesto por las palabras en inglés ‘share’ (compartir), y ‘parenting’ (crianza).

La palabra describe la conducta insistente de publicar información, datos y fotos de los menores de edad en la web.

Así los padres buscan mostrar las destrezas, belleza e ingenio de sus hijos. Pero, ¿podría tener este hábito ‘inocente’ alguna repercusión?

Para el psicoanalista guayaquileño Carlos Silva Koppel, quienes tienen hijos deberían preguntarse: “¿Qué es más importante, compartir una imagen de lo que hace mi hijo o aprovechar el momento con él?”.

La escritora americana Nancy Jo Sales en su obra American Girl: Social Media and The Secret Life of Teenagers, hace referencia a este fenómeno. En el libro asegura que en EE.UU. el 90 % de niños de 2 años ya cuenta con una identidad digital.

“Nosotros creemos que debemos cuidar lo que los chicos hacen en las redes sociales, pero no vemos lo que nosotros los padres hacemos en las redes sociales”, agrega Silva.

“Hay que ser sensatos con lo que se publica”, advierte y hace un llamado a “pensar en qué es lo que se puede publicar y qué no”. “Todo lo que se publica en redes sociales queda marcado en el ciberespacio como un tatuaje”, recuerda.

Los casos de ‘sharenting’ tienen varios niveles. Algunos padres, incluso, comparten contenido sobre sus hijos como parte de la estrategia en sus canales sociales.

Tal es el caso del youtuber DaddyOFIve, con más de 750.000 suscriptores, quien ha perdido la custodia de sus hijos de 9 y 11 años por ‘maltratarlos’ ante la cámara. ¿Todo por conseguir seguidores?

“Hay que pensarlo un poco” —dice Silva— “creo que si esta generación de niños crece y se entera de lo que estaban haciendo sus padres, no van a estar de acuerdo. He visto muchos casos en los que se publican cosas íntimas”.

Guía para compartir fotos de los hijos en las redes sociales

El diario La Vanguardia de España realizó un reportaje sobre este tema y habló con expertos. El resultado fue un ‘manual’ a tomar en cuenta antes de compartir contenido sobre los hijos en el mundo digital. A continuación las ‘reglas’ a considerar:

-Compartir información de los hijos puede no ser grave si se hace desde la cuenta de los adultos.

-El mayor riesgo pasa por crear cuentas para los menores y compartir información desde ese perfil.

-Permitir a los hijos “vetar” información sobre ellos que no quieran que sus padres compartan.

-Asegurarse de que en las fotos que suban de sus hijos siempre estén vestidos.

-Siempre tener en mente “cómo se sentirían sus hijos el día de mañana cuando se enfrenten a un poste sobre ellos que hicieron sus padres”.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra