ACTUALIZADO A LAS
00:51

Este es el primer video musical ecuatoriano en usar tecnología de Realidad Virtual 360°

I
15 feb 2017 / 16:33 H.

El pasado 14 de febrero el productor y músico ecuatoriano Antoni Vergara colgó en su canal de Youtube el video musical de su canción Manifiesto ronco. El ‘single’ es parte de su nuevo material discográfico ‘Eclosión’, que se lanzará el viernes 17 de febrero. El proyecto audiovisual es el primero en usar tecnología ‘Virtual Reality (VR) 360°’ en la historia del Ecuador. El actor ecuatoriano Alberto Pablo Rivera dirigió todo el proceso.

El video se filmó en la terraza de la Galería Entelequia, ubicada en el Barrio del Astillero (Guayaquil). El mismo muestra la pelea entre una pareja de novios, mientras, en medio de la disputa, Vergara toca una serie de instrumentos, entre los que destacan el ukelele, guitarra acústica y mandolina. En el video se usaron cuatro luces frías para una “composición compensada” -según el director- y luces de colores en puntos específicos.

Alberto cuenta que la filmación se dio en un “horario extraño”, exactamente en la madrugada. El director actuaba en una obra de teatro que finalizó a la media noche, así que el equipo de producción esperó hasta ese momento para empezar el rodaje. Rivera expresa su agradecimiento para el equipo, puesto que grabar un proyecto toda la noche es un “poquito cansado”, según el actor.

Entre los personajes del video, también actuaron ‘cosplayers’ disfrazados de superhéroes. Alberto contó que la decisión de implementar a estos personajes dentro del proyecto fue con el fin de “mostrar la exageración que existe en la pelea de las parejas”.

Para la realización usaron una cámara Samsung 360 VR y apostaron por una producción de una sola toma que giraba en sentido de las manecillas del reloj. Para esto, Alberto optó por realizar varios ensayos separados entre cada integrante del video: pareja de novios, músicos, ‘cosplayers’... Posteriormente, se realizó un último ensayo con todos presentes.

El producto final pudo concebirse luego de la segunda toma. “Teníamos una máquina de burbujas y como la cámara es redonda, bromeaba que sería bueno que quede pegada una de las burbujas en el lente... y sí, sucedió. Así que la burbuja ayudó a decidir que esa era la toma”, contó, entre risas, Alberto. El resultado fue un trabajo impecable que se plasmó en una toma continua y sin cortes.

¿Quieres leer más contenido interesante? Sigue nuestra cuenta de Facebook.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra