ACTUALIZADO A LAS
21:27

Andrés Chicaiza: “Le había prometido un gol a mi hija”

Ecuador ·
D
17 may 2018 / 00:00 H.

Aquel día que le dijeron que no vaya a entrenar en El Nacional fue uno de los más duros de su vida.

Luis Andrés Chicaiza soñaba con ser un jugador y nada más. No lo buscaba por dinero, su ilusión era seguir los pasos de su padre Luis.

Aquella escena fue durísima, le costó lágrimas. Hoy es el futbolista que escribió la historia con su gol al anotarle al Atlético Nacional y estar con todas las posibilidades que el equipo manabita pase a los octavos de final de la Copa Libertadores o clasificar a la Copa Sudamericana.

¿Minuto 20 y con el gol se escribe la historia al ganarle a Atlético Nacional?

El equipo venía trabajando para eso. Estábamos concentrados en este encuentro. El partido era vital. Teníamos que ganar, el empate nos dejaba fuera. El estar en casa era una obligación para sacar los tres puntos. Bueno que se hizo un partido inteligente. Logramos anotar y el apoyo de los compañeros fue grande y en ese se basa la victoria.

Tomas el balón, comienzas a dejar a los defensas a un lado y disparas.

Fue una linda jugada que la inicia Gutiérrez por la izquierda. Avanzo y amortiguo la pelota. La bajo de pecho y engancho, pienso en el arco. Un defensa trató de meterme el pie, pero no pudo, sacó un remate y se dio un bonito gol.

¿Jugar en esa área de la cancha la tienes clara, estás para dar asistencias o meter la pelota en el arco?

Vas conociéndote en tu cancha y con los compañeros. Gracias a Dios se hacen cosas buenas. Lo que importa es que ganamos y ahora vamos por la clasificación a Bolivia, allá hay que dejar la vida.

¿En el festejo qué se vino a la cabeza?

En mi nena Nohelia, hace un día le habría prometido un gol. Ella con la mami no pudieron llegar al estadio, debido a que está muy pequeña. Tenía el festejo guardado y se lo había dedicado antes de que nazca. También miraba a las gradas, donde estaba mi papá Luis. Había venido de Otavalo para hacerme barra. La familia es la motivación más grande que tienen los jugadores.

¿Al final del partido te vimos que buscabas a alguien?

Fue a mi papá, porque de pequeño nos sentábamos a ver los partidos de la Copa Libertadores y varias veces soñábamos que nos podía pasar lo mismo. Él siempre ha estado presente en toda mi carrera y ahora que se dio el segundo gol debía festejar con él estos ratos de felicidad. Le decía que antes lo veíamos por televisión y ahora estaba en la cancha y él en las gradas.

¿Qué te dijo tu padre?

Feliz de vivir esta locura del gol y de la Copa Libertadores.

¿Este es tu mejor año?

Gracias a Dios hasta ahora sí, me han pasado muchas cosas buenas. La llegada de mi bebé, actuar en Delfín y ahora luchar por avanzar en la Libertadores.

Hemos hablado de las alegrías del fútbol, pero si pregunto por un momento triste, ¿cuál recuerdas?

Hay uno que no olvidaré jamás. Me probaba en El Nacional por varios días y uno de ellos me dijo que no pierda mi tiempo porque no había oportunidades para mí. Me dolió en el alma, porque no buscaba dinero ni sueldo. Solo quería jugar, nada más, fue un momento amargo.

¿Ahora en La Paz ante Bolívar con todo?

Cuando le ganamos a Atlético Nacional no fue solo la victoria, es la invitación a soñar en grande a toda la hinchada. Ya ganamos de visita a Colo Colo, ahora hay que trabajar para eso. Nos vamos a jugar la clasificación y hay que corregir errores para que salga todo en Bolivia.

Con la bendición de Dios anhelamos realizar un encuentro inteligente y que el sueño de seguir esté de nuestro lado.

Hay dos opciones, ¿ir a octavos de la Libertadores o la Copa Sudamericana?

Nuestro sueño es pasar a la siguiente fase de la Libertadores, eso sería historia en el debut de Delfín. Vamos bien hasta ahora y el grupo está cerrado. Queremos ganar en La Paz.

¿Al final te eligieron como el mejor jugador?

Fue motivante que me eligieran como el mejor jugador. Hay que seguir trabajando como desde el inicio, esto recién comienza.

En Otavalo que es tu tierra, ¿en qué lugar está tu barra personalizada?

Frente a la Universidad de Otavalo se reúne la familia para ver el fútbol. Ella es mi motivación.

¿Llegaste a la casa y tu esposa y la dueña del gol, la pequeña Nohelia, cómo te recibieron?

Nos abrazamos, mi esposa me dijo que esto pasa cuando uno trabaja y obra bien. Mi Nohelia ha llegado con muchas bendiciones. Pero tengo que mejorar más.

¿Hemos visto que la gente dice que Chicaiza está ‘insoportable’ en la cancha y es el Mago de Manta?

Con mucha humildad recibo todo, hay que entregarse por completo en la cancha. Agradecido con quienes nos dan su apoyo. Ahora toca seguir entrenando y a la espera de que tengamos el resultado que queremos para seguir sacando la cara por Ecuador.

LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra