ACTUALIZADO A LAS
07:38

Penales, las dos caras de la moneda

Ecuador ·
D
12 ago 2017 / 21:49 H.

Los equipos del astillero vivieron la alegría y la decepción de la lotería de los penales en la Copa Libertadores. Barcelona quien perdió su partido ante Palmeiras en Brasil logró la clasificación a cuartos de final del certamen internacional tras una excelente presentación de su arquero Máximo Banguera quien atajó dos de los 5 penales cobrados por los brasileros. Por su parte el ‘ñaño’ de patio Emelec venció a su rival San Lorenzo en Argentina forzando a los tiros desde los once pasos, esta vez no corrieron con la misma suerte que los canarios, perdieron la clasificación.

Los hinchas guayaquileños pasaron de la risa al llanto. Nuevamente el fútbol muestra que el azar también hace parte de este juego.

En primer lugar, no hay que olvidar que según expertos el fútbol incluye más suerte de lo que suele pensarse. “Hay estudios que muestran que los goles ocurren como si fuera un proceso perfectamente azaroso. Hay muchísimo más azar que en el tenis”. Para el preparador físico, Alberto Rojo, “los trabajos estadísticos muestran que el factor aleatorio tiene un 50% de injerencia en el resultado. Por lo tanto, podría afirmarse que la mitad de los goles son habilidad y la mitad suerte”. No solo esto es importante, fuera del azar se debe tener en cuenta el ambiente en el que se patea, aquí ingresa un nuevo jugador a la ecuación, el estrés.

Pero ¿qué influye a que se patee bien o mal un penal?.

Primero hay que imaginarse el escenario. La batalla es uno a uno, el atacante contra el arquero, pero eso no es todo. La distancia entre ellos es de 11 metros donde se levanta una portería de poco más de 7 metros de largo y casi 2.5 metros de alto. Se podría pensar que es una tarea fácil de cumplir porque digamos, no es que se estemos pateando a través del ojo de una aguja.

Pues bueno, existen estudios dentro de la ciencia del deporte, que han tratado de entender qué factores contribuyen a que los penaltis sean bien tirados o no.

El prestigioso físico inglés Stephen Hawking también realizó un video que puede verse en YouTube un análisis estadístico sobre la fórmula para patear un penal perfecto. Según Hawking, “se necesita más potencia que efecto, por lo que se impone una carrera de más de tres pasos”. También afirmó que es preferible usar la cara interna del pie en lugar del empeine para pegarle a la pelota de manera de apuntar a los ángulos, “ya que el 84% de los penales direccionados a esas áreas son goles”.

Entonces ¿Existe ciencia en los penales?

Pues aunque se parecen mucho a una lotería, también hay algunos trucos para intentar engañar al rival. Así que tome nota.

Mirame: El arquero, moviéndose un poco sobre la línea de gol, intenta llamar la atención del que va a tirar y desestabilizarlo. Para complementar al perfecto desestabilizador puede incluir también camisetas fluorescentes que parecen alas de murciélago y guantes de talla grande, todo destinado a hacer que el arquero parezca más grande y el arco más pequeño.

Todo al rojo: El rojo, que los científico asocian al peligro o la ira (en caso de estrés nos fijamos más en este color) es el color preferido de los arqueros. Experimentos llevados a cabo en la Universidad de Chichester demostraron que los arqueros solo dejan pasar un 54% de los tiros cuando van vestidos de rojo, frente al 69% para el amarillo, el 72% para el azul y el 75% para el verde.

Sé mi amigo: Un gran clásico, ir a dar la mano al tirador en un gesto de fraternidad deportiva, tomar la pelota, palparlo o ponerla luego ligeramente al lado del punto de penalti. Todo esto busca privar al tirador de su concentración, obligándole a mirar al arquero, abandonando así su ritual de preparación para volver a poner el balón en su sitio.

Tirá por acá: Investigadores holandeses han descubierto que cuando los goleros se colocan ligeramente al lado del centro de la portería (no más de 10 centímetros), indican al subconsciente del tirador hacia donde debe tirar el balón. En estos casos, un 10% de los tiradores están tentados de tirar al lado más descubierto de la portería, dando así ventaja al portero que sabe hacia donde debe tirarse.

Haz tu trabajo: Algunos preparativos pueden indicar la preferencia del tirador o la debilidad del arquero. En el Mundial-2006, el portero alemán Jens Lehmann había metido en su media un papel que le había dado su seleccionador antes de una tanda de penaltis en cuartos de final frente a Argentina (4-2). La nota detallaba con exactitud cómo iba a tirar cada jugador su tiro: raso a la izquierda, arriba a la derecha, etc... El papelito se vendió después por un millón de euros en una subasta benéfica.

El reloj, un enemigo del golero: Los investigadores han descubierto que si el tirador dispara tres segundos después del pitido del árbitro, puede sorprender al portero. Y si espera al menos 13 segundos, el portero se desestabiliza.

Ahora que tienes estos ‘tips’ es hora de aplicarlos con tus ‘panas’ del barrio, ya que ahí no tendrás a miles de personas gritando tu nombre, ni miles de dólares en apuestas tirados a la basura si erras el tiro. Al fin y al cabo es un juego, así que a divertirse.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra