ACTUALIZADO A LAS
18:08

Cartas al director: Esforcémonos en ser personas de bien

O
15 feb 2018 / 00:00 H.

    El mejor obsequio que podemos recibir es un cambio en nosotros mismos. Cada ser humano es un mundo que tiene sus derechos. ¿Pero las personas son conscientes de sus obligaciones? Si logramos ser más humanos se percatarían lo interesante de dar parte de libertad individual para que exista mayor libertad en un grupo social. Esta teoría de Juan Jacobo Rousseau nos permite entender el grado de importancia cuando nos damos cuenta que, respetando a los demás, podemos tener más libertad.

    El mejor obsequio que podemos alcanzar es motivándonos a entendernos, a comprendernos nosotros mismos para entender y comprender a los demás. Lamentablemente el egoísmo absolutista impide que las personas se preocupen en evitar hacer daño sino más bien subsiste una fobia obsesiva por preocuparse en causar daño y, en base al irrespeto, provocar agresiones, cuando deberíamos entender que no todos pensamos igual.

    Cada día que pase será de adelantos, de avances, y una gran oportunidad para darnos cuenta de qué manera podemos ser mejores, porque llegando al final del camino ni el dinero ni la fama pueden garantizar nuestro éxito.

    El éxito de un ser humano está en su buen pensar y buen proceder con los demás. El título de “señor” no se lo consigue en ninguna universidad, por más encopetada que sea esta. El título de señor nos permitirá ser seres humanos sensibles y ciudadanos de bien. ¿Podemos intentar un esfuerzo mayor para ser una persona de bien?...

    Eduardo E. Jiménez Macías

    LEE TAMBIÉN
    Instagram Diarioextra