ACTUALIZADO A LAS
16:58

Cartas al director: Menos impuestos, ¡más empleos!

O
02 dic 2016 / 00:00 H.

    “No hay trabajo.” “La venta está floja”. “Todo está carísimo con tanto impuesto”. Arrancó diciembre y estas frases adornan el día a día en Guayaquil y el país. La plena es que, con el mismo dólar, Ecuador tiene más inflación que Estados Unidos: es decir, las cosas suben más de precio acá... ¡pero la gente gana más allá! Y 6 de cada 10 ecuatorianos, hoy como hace diez años, siguen sin empleo formal.

    ¿Cuál es la solución? Una parte consiste, precisamente, en bajar los impuestos para ayudar a la clase media y popular. Es cuestión de sentido común: cuando hay crisis, lo lógico es poner más plata en el bolsillo de la gente para que se mueva la economía. Es lo que ocurre cuando reducimos impuestos: el Estado devuelve dinero a las familias, que por tanto tienen más recursos disponibles para consumir y ahorrar. Eso significa que la gente va a comprar más. Y, por tanto, los negocios van a vender más. De modo que el dinero de los consumidores y los emprendedores aumenta, con lo cual se puede contratar a más trabajadores y se crean nuevas fuentes de empleo. ¡Bingo!

    Bajar impuestos tiene otro efecto positivo: abarata el costo de la vida. Hoy todo está por los techos -me refiero a los precios, no a los escándalos de Petroecuador- porque hay demasiados tributos y salvaguardias. Por tanto, si reducimos impuestos y las cosas son más baratas, eso equivale a “subir sueldos”, porque inmediatamente el mismo salario rinde para comprar más, con lo cual aumentan las ventas y, nuevamente, ¡se crea más empleo!

    ¡Facilito! Esto no es cuestión de tener PhD ni estudiar en Lovaina, sino de lograr un cambio con cinco centavitos de sentido común...

    Ab. Héctor Yépez Martínez

    LEE TAMBIÉN
    • 1

    LEE TAMBIÉN
    Instagram Diarioextra