ACTUALIZADO A LAS
15:18

Columna: Ahora...¡a clases se ha dicho!

O
21 abr 2017 / 00:00 H.

    En mi lejana niñez y juventud, recuerdo que las clases en escuelas y colegios del régimen de Costa empezaban impajaritablemente el dos de mayo (salvo que cayera domingo solamente, porque entonces se aplicaba el “sábado inglés”, con una semana de 48 horas laborables) y los estudiantes para esas épocas, igual que ahora, ya estaban alborotados y alegres por la reiniciación de actividades y el reencuentro con sus compañeros, aunque ya en el transcurso del año lectivo se hicieran una que otra “pava”...

    Pero como todo va cambiando con el pasar del tiempo, desde hace algunos años la fecha de terminación y comienzo de clases también se alteró y ya no es fija. Esta vez, al parecer, se tomó en cuenta la fuerte temporada invernal que anegó algunas ciudades y pueblos y que interrumpió muchas vías. Es decir que, inicialmente, debía ser, es posible, a mediados de este mes de abril, de acuerdo a los kikuyos que merodean por el Ministerio de Educación.

    Aunque ir a clases implique tomarse el trabajo de estudiar y hacer tareas, a más de asistir religiosamente al plantel, la vida estudiantil siempre está llena de satisfacciones que se dan, sobre todo, por esa comunidad que se produce entre los compañeros de aula. De allí salen amistades que, en algunos casos, duran muchos años (hasta nuestra vejez), llegando el momento de recordar nuestras relaciones con los profesores y las “mataperradas” que cometíamos, para variar... (FCV)

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN
    Instagram Diarioextra