ACTUALIZADO A LAS
07:38

Desde la redacción: ¡Ups, llegó el cuco!

O
13 ago 2017 / 00:00 H.

Asustaditos estaban algunos cuando el presidente Lenín Moreno dio la voz de alerta. Carlos Pareja Yannuzzelli llegaba al país desde Miami de la mano del titular de la Asamblea, José Serrano, para cantar como Gardel.

De inmediato, el aparataje trollero se activó para lanzar lodo con ventilador sobre un hecho que podría desbaratar todo el andamiaje revolucionario que sometió al país durante diez años.

Desde Bélgica ya nos preparaban frenéticamente para un supuesto show, cuyo guion era el desgastado pacto con el bucaramato.

Entre los nerviositos también estaban legisladores que, en lugar de disimular su paranoia, avivan el fuego político con trinos que los ponían en evidencia, anunciando que no habrá impunidad para Capaya.

La Fiscalía, por su parte, se desmarcaba de la estrategia presidencial con un prosaico mensaje: no se ha suscrito ningún convenio de cooperación eficaz ni con él ni con sus familiares, por lo que la investigación seguirá su curso.

Es decir, que mientras el régimen anunciaba con bombos y platillos la llegada de Capaya, los demás advertían ni perdón ni olvido, con todos los descréditos de por medio, para “un prófugo de la justicia”.

Pero analicemos los escenarios. Según el COIP -hecho por el mismo oficialismo-, el “cooperador eficaz” podría negociar hasta el 90 % de la pena cuando su testimonio permita procesar a los integrantes de la cúpula de la organización delictiva, de modo que Pareja tiene bastante que decir sobre los casos de corrupción en Petroecuador, salvo que ocurra algo que boicotee el recital. Viéndolo así, tienen razón de estar asustados.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN
Instagram Diarioextra