ACTUALIZADO A LAS
01:06

Editorial: Persiste el crudo invierno

21 abr 2017 / 00:00 H.

    Un aguacero reciente y de intensidad desconocida inundó las calles de Guayaquil y motivó una declaración oficial preocupante, pues cuando se había anunciado que el intenso invierno concluiría a fines de abril y en el Ministerio de Educación se resolvió que las clases se inicien el lunes 24, la nueva versión dice que el invierno destructor se prolongaría hasta finales de mayo, afectando las actividades económicas, sociales, educativas de Guayaquil.

    Con insistencia, los encargados de la vigilancia del clima han dicho que las fuertes lluvias no son el fenómeno de El Niño. Sin embargo, los daños que causan son graves o aún mayores que los ocasionados por este temido fenómeno. Y si las predicciones del fin de la estación lluviosa vuelven a decir que no será abril, sino que se extendería más, estaremos entonces frente a un fenómeno igual o peor que el de El Niño.

    Quizás con la nueva información, las clases que se iniciarían el lunes 24 se desplacen para una fecha de mayo no prevista, pues dependería del comportamiento del clima y la intensidad de las lluvias que van dejando grave destrucción y hasta muertos.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN
    Instagram Diarioextra