ACTUALIZADO A LAS
14:29

El oro azul

O
16 sep 2017 / 00:01 H.

    Nuestros abuelos la filtraban o la hervían, nosotros ahora la “necesitamos como “agua embotellada”, próspero negocio poco regulado. Muchas botellitas contienen agua común del grifo “tratadas” con porcentajes a veces peligrosos para la salud, de cloruros, bromuros y ozonos, lo que eleva su valor en 300 y hasta en un mil por ciento del agua de la llave.

    El Pentágono dice que las próximas guerras ya no serán por el petróleo sino por el agua. Ya hay al menos 10 conflictos internacionales por esa razón. Las principales transnacionales de bebidas y alimentos impulsan especialmente en nuestros países su privatización para tener acceso directo a ellas. Aparte de ser altamente contaminadora, por los combustibles fósiles que se consumen al transportar estas botellitas de plásticos derivados del petróleo que contaminan al ser quemadas o desechadas. Exijamos a nuestros Municipios que inviertan para que nuestra agua sea realmente potable, además de las inversiones necesarias en las redes y un buen mantenimiento para optimizar su olor y sabor, además de normas más rigurosas para un mejor comportamiento ético y sanitario en la “fabricación” de las aguas embotelladas, y a precios razonables. Volver a las prácticas comunes no vendría nada mal, como usar filtros de carbón activado, hervir el agua por 5 minutos y guardarla en recipientes de buena calidad, ya sea de plástico o de metal, para guardar nuestro codiciado “oro azul”.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN
    Instagram Diarioextra