ACTUALIZADO A LAS
01:05

La imaginación y el sueño

Ecuador ·
O
16 jul 2017 / 00:01 H.

    Soy asiduo lector de Wayne W. Dyer porque tiene la facilidad de escarbar en los recovecos de la historia a personajes realmente fantásticos que nos hacen pensar y reflexionar, cosa que muchas veces se nos escapan. Y me recuerda un pequeño poema de Samuel Taylor que sobre la imaginación dice: ¿y qué si dormías?, ¿Y que en tu sueño soñaste?, ¿Y que en tu sueño te fuiste al cielo y ahí acogiste una extraña y hermosa flor? ¿Y que si al despertar la flor estaba en tus manos?...

    El promedio de vida de un ser humano, siendo generosos, pongamos 87 años para que no se pongan bravos los amigos de la tercera edad; significa que si dormimos 8 horas diarias pasamos soñando la tercera parte de la vida, 29 años viviendo otra vida, volando, recordando, viajando, sin conciencia del tiempo, ni el espacio; un mundo realmente fantástico y real porque es nuestra verdadera vida de la cual despertamos todos los días a un mundo con tiempo y limitaciones.

    A veces nos gusta más soñar e imaginar más que vivir la realidad, porque en el sueño hacemos cosas que no podemos hacer en la vida que tiene sus limitaciones; incluso el amor se hace más sutil en el mundo de los sueños donde puedes ir y venir del cielo, de la luna, de las estrellas y te entregan no una flor sino miles de rosas en una sola toma. Por eso William Blake decía que la imaginación es el mundo real y eterno del cual este universo material y vegetativo no es más que la sombra. El cuerpo eterno del hombre es de imaginación y de sueños. ¿Y qué es Dios?, sino el mismo cuerpo divino. Sin duda vivimos 2 vidas: la de los sueños y de la realidad.

    LEE TAMBIÉN
    LEE TAMBIÉN
    Instagram Diarioextra