ACTUALIZADO A LAS
23:35

¿Por qué las mayorías rechazan ahora a Correa?...

O
13 mar 2018 / 00:00 H.

    La prepotencia y tiranía del exjefe de Estado, Rafael Correa, permitió el saqueo de los fondos públicos, cuyos pormenores se han venido a conocer recién en los últimos días, aunque siempre se habló de descarados negociados denunciados con toda oportunidad y entereza por lo que Correa llamó con tanta frecuencia “prensa corrupta”.

    Ahora la sociedad despierta y rechaza la actitud de algunos de los funcionarios de alto y bajo nivel, quienes asumieron conductas no prescritas en ningún manual normativo. A las pruebas me remito. Cuando el exsegundo mandatario fue condenado en asociación ilícita, fueron sorprendidos infraganti por maniobras turbias con otros gobiernos como Brasil y Estados Unidos.

    El daño moral a la juventud necesita otra década para recuperar la confianza en la clase política ecuatoriana. Y no faltan sinvergüenzas enquistados en el empleo público que no quieren renunciar, y ahora descaradamente se proclaman “morenistas”...

    Casi no existe familia que no haya sido perjudicada por el “correato”. Dividió a la sociedad, destruyó la organización gremial, endeudó gravemente al país, permitió inmorales sobreprecios, deformó la educación creando los distritos escolares que actúan como centrales políticas junto a las autoridades, como vemos en las fotos aclamando al Gobierno y dejando atrás la resolución de los problemas educativos, como fue la conducta aberrante que hemos sido testigos con estupor, en toda una década.

    Exijo que Correa, donde se encuentre, responda ahora a las acusaciones y presente los descargos. Y que la justicia evalúe la documentación y, frente a la historia, sustancie el debido proceso para condenar a los culpables.

    LEE TAMBIÉN
    Instagram Diarioextra