ACTUALIZADO A LAS
01:04
vacio
-- / --

Los gastos hormiga te están ‘chupando’ el bolsillo

I
05 abr 2018 / 00:00 H.
    Image

Los gastos hormiga son diminutos, pero de grandes efectos a largo plazo. ¿Por qué no me alcanza la quincena? La respuesta podría estar en estos gastos que parecen inofensivos —así como estos pequeños insectos— pero que te van carcomiendo el presupuesto.

Guido Macas es economista y resume las consecuencias de comprar ‘chucherías’ o cualquier antojito en una frase: “De dolarcito en dolarcito, haces un montoncito”.

Claro que sería excelente decir lo anterior mientras ahorras esos billetes, pero la realidad está alejada de la cultura financiera que nuestros ‘chanchitos’ necesitan.

El especialista asegura que los gastos de paso o rutinarios más recurrentes son los relacionados a alimentación y bebidas: “Siempre hay algo en la calle: helado, cola, agua, caramelo, chocolate y si tienes 50 centavos, no dudas en gastarlos”.

Estos gastos hormiga han sido tan estudiados por los financistas, que Sofía Macías, la autora de ‘Pequeño Cerdo Capitalista’ hizo un top 5 de los más difíciles de evadir:

1. Antojitos en la calle: Nadie quiere dejar de lado su cafecito.

2. Retirar dinero en cajeros ajenos: La pereza y distancias hasta encontrar el que te corresponde hace que aceptes gastar los 0.50 de comisión.

3. Aplicaciones de Transporte: La comodidad a la puerta también podría ser un despilfarro si lo tomas para cualquier tramo, por mínimo que sea. ¡Modérate con el Uber o Cabify!

4. Promociones en línea: Esos cupones aunque suenan regalones podrían terminar sin ningún uso, pero te emocionas tanto que compras para todo.

5. Suscripciones que olvidas cancelar: Se renuevan automáticamente y aunque ya no te guste lo que recibes como beneficio, lo sigues pagando.

¿Hay solución para estas ‘hormigas’?

Guido Macas dice que sí y la principal receta es no llevar más monedas en los bolsillos. Así que a despedirse de esos ‘sueltitos’ de una vez.

Este economista lo ejemplifica con un experimento personal que hizo con un grupo de amigos: “Empezamos la semana con $50, cada día salíamos con $10. Una semana optamos por guardar todas las monedas que nos daban por día y dejarlas en casa. Ahorramos $30 cada uno”.

Cuando hicieron lo contrario y a los vueltos que le daban el día anterior sumaban el billete de $10 reglamentario del día siguiente, terminaron la semana con $5. El ahorro se hizo nada.

La solución, por lo tanto, según propone Macas es “no llevar sueltos a la mano, hacer uso de la tarjeta de débito o salir con lo justo”. La tarjeta —al contrario de lo que se piensa— te limita porque no es aceptada en todos los lugares de consumo, asegura.

Con todo esto: ¡Chao hormigas!, ¿Hola Dubái?

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN