ACTUALIZADO A LAS
17:12
vacio
-- / --

¡Al reo de Latacunga le dieron 31 puñaladas en menos de 30 segundos!

I
09 may 2019 / 00:00 H.

Su asesinato había sido anunciado ya. La sentencia de muerte a Darwin Corozo -a quien se lo conocía como el Negro Jessy- dentro del Centro de Privación de Libertad de Latacunga, Cotopaxi, habría sido dada con anticipación, revelaron familiares del fallecido.

El suceso, que ocurrió la tarde del pasado miércoles 7 de mayo, continúa siendo investigado por las autoridades, pues hay muchos cabos sueltos, en los que incluso resalta el hecho de que, supuestamente, varios reos grabaran el momento exacto del asesinato, como si supieran que eso iba a ocurrir.

El ataque, que demoró poco menos de 30 segundos, dejó a Corozo con 31 puñaladas que lo llevaron a la muerte, según el reporte de la Unidad Especializada en Muertes Violentas de la Policía Nacional y del fiscal provincial de Cotopaxi, Agusto Semanate. Sus victimarios fueron Ariel Ricardi C.C., alias Cachete, y José Luis R.L., alias Reina.

Pero algo más se suma a todo este misterio, pues según revelaron los familiares de Corozo, ellos habrían recibido, a través de un audio, una advertencia de que algo le iban a hacer al hoy fallecido. “Lo están esperando para hacerlo nada”, revela la grabación que, según la mamá de Darwin, llegó el 26 de abril a poder de sus seres queridos y de la que se desconoce la fuente.

Después de los trámites de rigor para poder retirar el cuerpo, sus familiares lo llevaron hasta Guayaquil, donde fue velado en la casa de su mamá, ubicada en las calles 19 y la S, al suroeste de la ciudad. Un familiar indicó que será sepultado este viernes 10 de mayo, a las 14:00, en el cementerio del suburbio Ángel María Canals.

Se espera que la Policía brinde seguridad en los alrededores de este sitio, a fin de que no se registren altercados.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN