ACTUALIZADO A LAS
21:09

¿Beber alcohol te cura las penas?

I
10 ene 2019 / 14:42 H.
    Image

Que mejor para olvidar el estrés de la vida cotidiana o aliviar el dolor de una pérdida que el embriagarte para adormecer esos demonios. Sin embargo, una reciente investigación realizada por John McGeary de la Universidad de Brown, reveló que existe un patrón en las personas que beben por ansiedad.

Los pacientes que analizó creían sentir alivio al estar alcoholizados, pero cuando despertaban, se inundaban de pensamientos negativos preguntándose por qué continuaban con esa sensación.

Este circuito de retroalimentación fomentado por el alcohol altera los patrones normales de sueño dejando agotada a la persona. Cuando no se tienen las horas de descanso necesarias, la ansiedad se agolpa.

Este desorden del sueño comienza en la primera mitad de la noche, el alcohol suprime los movimientos oculares rápidos (REM), este se considera primordial para la formación de la memoria. A medida que los efectos del alcohol desaparecen, el cuerpo pasa menos tiempo en las etapas profundas de sueño, quedándose sin energía al día siguiente.

“La parte de su cerebro, en gran parte responsable de apagar los pensamientos preocupantes, la corteza prefrontal, es especialmente sensible a este descanso inadecuado”, explica McGeary. Es decir, quienes sufren de ansiedad la vivirán a gran escala por beber.

“Si tomas lo suficiente de algo que está suprimiendo la actividad cerebral, los sistemas responderán para intentar devolverte a un estado funcional”, detalla para Vice Tonic el investigador George Koob. Un cerebro inundado de esta sustancia, producirá menos receptores neurotransmisores llamado ácido gamma (GABA), que ralentiza la actividad neuronal.

Después de que el organismo haya procesado el alcohol que ingeriste, tu sistema nervioso funcionará con menos receptores GABA, lo que te hará más propenso a sentir ansiedad.

Entonces, creer que caer en estado de ebriedad te librará de tus preocupaciones o penas, estás en un gran error, lo único que obtendrás al día siguiente y, posiblemente, el resto de la semana es una cascada de pensamientos negativos y una gran ansiedad por no poder manejarlos.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN