ACTUALIZADO A LAS
15:18
vacio
-- / --

¡Les dio posada y lo asesinaron!

El Oro ·
I
25 ene 2020 / 20:45 H.

Debajo de la cama, con signos de haber sido golpeado y con un trapo en la boca. Así fue encontrado el cuerpo de Manuel Orlando Ruales Darrieta, de 82 años. La víctima era conocida por ser el ‘famoso curandero’ del sitio Curipamba, en el cantón Portovelo, provincia de El Oro.

Todo apunta a que el adulto mayor les dio posada a unos extranjeros a cambio de que lo ayudaran a adecentar su terrenito, pero encontró la muerte.

Elsa Torres acostumbraba visitar al curandero, pues eran muy amigos. Ella explicó que a las 10:00 de ayer acudió a la casa de Manuel. Cuando golpeó la puerta, salieron personas desconocidas que le habrían indicado que el curandero salió con rumbo a la parroquia Guizahuiña, del cantón Zaruma, para visitar a la Virgen de Los Remedios.

Al no encontrarlo, regresó a su casa. Sin embargo, ella no se quedó de brazos cruzados, esperó hasta la tarde y fue a buscarlo de nuevo, a las 16:50 de ayer. Cuando volvió a golpear la puerta, se dio cuenta de que estaba abierta, por lo que decidió entrar.

Lee también: ¡Por error mató a los dos hijos!

Al ingresar a la casa encontró las cosas revueltas, los enseres de valor ya no estaban y había sangre debajo de la cama. Doña Elsa se agachó y allí encontró a su amigo muerto. Estaba al fondo, como si los asesinos hubiesen querido esconder el cuerpo.

Ella presume que son extranjeros, pues el acento era muy extraño. “Ya no se puede confiar en nadie”, dijo la adulta mayor a los policías que estaban investigando el caso.

Ante la sospecha de que los asesinos sean venezolanos, se detuvo a un sospechoso.

Don Manuel era oriundo de Catamayo, provincia de Loja. Llegó a Portovelo hace 30 años y se desempeñaba como curandero.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN