ACTUALIZADO A LAS
11:46

Coronavirus: Pascuales, entre el olvido y la desobediencia

16 may 2020 / 14:30 H.

Que Pascuales es el epicentro del coronavirus o que allí se registró el paciente cero no le sorprende a los habitantes de la parroquia urbana de Guayaquil.

Para moradores consultados por Diario EXTRA, la falta de asistencia por la emergencia sanitaria y obras pendientes son factores para que el sector sea considerado como zona de alto riesgo de COVID-19.

Entre los que se sienten marginados son las familias que habitan en las inmediaciones del cementerio general, hasta donde hace un mes llegaban contenedores llenos de fallecidos por el coronavirus.

Lee también: Guayaquil, el gran ‘cementerio’

El hecho de que la cifra de muertos disminuyó -ahora llegan en camionetas- no signifique que haya retornado la tranquilidad. Los moradores no salen de casa para evitar los olores putrefactos.

Para ellos, la situación actual es como una nueva versión de la película ‘Los muertos vivientes’, con la diferencia de que no tiene un final.

“Acá no llega la fumigación, ni las pruebas de detección de la peste, ni las medicinas. Los olores a carne descompuesta y sangre impiden que salgamos de casa. Con esa situación, ¿qué más podemos esperar?”, manifestó Alfredo Torres, quien vive al frente del cementerio.

Coronavirus: Pascuales, entre el olvido y la desobediencia
Las familias que viven frente al cementerio piden ayuda de las autoridades.

Cuatro viviendas, incluida la de Alfredo, están acordonadas con una cinta amarilla, que colocaron los propietarios para impedir que sus portales continúen siendo sitios para apilar los muertos. También permanecen las vallas metálicas que utilizó la policía como medida de disuasión

Lee también: Un contenedor tiene ´paniqueados’ a moradores de la ciudadela Coviem, sur de Guayaquil

La parroquia guayaca tiene más de una necesidad, como alcantarillado y calles pavimentadas.

Pero también hay que considerar la irresponsabilidad ciudadana. Pese a que se mantiene el semáforo en rojo por la emergencia sanitaria, hay comedores que atienden como si nada; además persiste el exceso de vehículos y hay personas que no usan mascarillas.

Coronavirus: Pascuales, entre el olvido y la desobediencia
Hay negocios que atienden como si no hubiera la emergencia sanitaria.

Incluso hay puestos de legumbres, frutas y cárnicos al aire librE, sin cumplir con las respectivas normas de higiene.

En varios establecimientos comerciales se observó ayer que se irrespetaba el distanciamiento físico, que debe ser de dos metros.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN