ACTUALIZADO A LAS
22:52

Funerarios aseguran que los hornos crematorios están colapsados

I
28 mar 2020 / 00:18 H.

Le parece un mal sueño, una película de terror. De los 15 años que Edgar Herrera tiene en el mundo funerario no había visto tantas muertes diarias en Guayaquil. Según lo que sus colegas y, en su funeraria Saexe, han calculado, “están muriendo, al menos, 170 personas al día”, desde que empezó la emergencia sanitaria del COVID-19. Antes había un promedio de 40, asegura.

Aunque esta cifra no ha sido contrastada por ninguna autoridad, el aumento en las muertes en Guayaquil, que como ha comprobado este Diario deriva en una tardanza en el levantamiento de cadáveres, también dificulta el trabajo de las funerarias. “Nosotros sí retiramos los cadáveres de los domicilios, pero siempre y cuando haya un certificado de defunción. Sí hay familias que llaman, desesperadas para que vayamos, pero sin ese documento, no podemos”, indica Herrera.

Su establecimiento, aclara, ha limitado su funcionamiento a la entrega de cofres a los clientes de la funeraria, pero a diario recibe más de 10 llamadas de parientes que les piden que vayan a llevarse los cadáveres.

Lee también: Aumentan a 1.627 los casos positivos de coronavirus en Ecuador

“Muchas funerarias están colapsando. Es una situación bastante grave”, apunta. Trabajó durante 10 años en Jardines de la Esperanza y asegura que, como promedio, por horno se puede realizar una cremación cada tres horas. Es decir, ocho diarias si se trabajaran las 24 horas. En Guayaquil solo hay tres crematorios: en la Junta de Beneficencia, Jardines de la Esperanza y Parques de la Paz, por lo tanto, solo pueden hacerse hasta 24 procedimientos diarios.

Funerarios aseguran que los hornos crematorios están colapsados

Los teléfonos de Saexe no dejan de sonar. Afirma que muchas personas llaman a preguntar por este servicio. “Nosotros hemos consultado y sabemos que (desde ayer viernes) no había cupos hasta el lunes”, precisa.

Aunque sabe que no todos los fallecimientos ocurren por el coronavirus, cree que la situación es seria, “porque hay una cantidad de fallecidos como ustedes no tienen idea en Guayaquil”. Incluso, adelantó que están conversando con la Federación Nacional de Funerarias del Ecuador para proponer, si la situación continúa, que se hagan cremaciones o inhumaciones colectivas. Teme un colapso futuro.

Lo que más le preocupa, añade, es que ha notado que a algunas personas que fallecen en domicilios las están registrando como “fallecimientos con presunción de COVID-19”, pero esto no se confirma.

Sus cálculos distan de las cifras oficiales que, a escala nacional, hasta la mañana de ayer registraban 36 fallecidos por el virus de Wuhan.

Lee también: ¡Se prepara una fosa común para los cadáveres por muerte del Covid-19 en Guayaquil!

En la funeraria Olivares, liderada por Santiago Olivares, también ha crecido la demanda de servicios exequiales. Pasaron de vender 10 ataúdes en una día, a 30 o 40. Explica que ellos sí están retirando los cadáveres en domicilios o centros hospitalarios con los certificados, pero considera que no todos tienen relación con el coronavirus. Ellos siguen el mismo protocolo de retiro, con equipos de bioseguridad. Justo esto, los equipos de protección, son un problema para Herrera, pues asegura que no todas las funerarias cuentan con ellos y esto dificulta aún más su labor. “Por eso es que algunas están dejando de trabajar, nadie quiere arriesgarse”, dice.

Por su parte, Olivares precisa que sí tienen cómo responder ante la demanda de ataúdes y que desde que empezó la emergencia sanitaria, el pasado 11 de marzo, a su funeraria han llamado tres veces para solicitar cremación, pero ellos los derivan a las instituciones que tienen hornos.

Funerarios aseguran que los hornos crematorios están colapsados

Añade que se están adecuando a las nuevas reglas exequiales que prohiben los rituales de velación. Esto ha hecho que pasen de ofrecer un servicio completo, que representaba 1.200 dólares aproximadamente, a la mitad de ese valor solo por las cajas.

Milton Lupercio, de Overseas Ecuacajas, y que distribuye féretros a más de seis funerarias y camposantos en Guayaquil, confirma que hay una mayor demanda de productos para esa ciudad, pero en la línea económica, que es la que más eligen para realizar cremaciones.

“Sí, las funerarias de Guayaquil están pidiendo mayor cantidad de cajas porque se están abasteciendo. Están pidiendo 50 por ciento más, aunque tenemos dificultades de producción por la emergencia”, comenta.

Justo por esas dificultades, otras funerarias como Alache, cerraron sus puertas porque los empleados prefieren no ir a trabajar. “Solo si alguien viene y trae su propio vehículo les estamos vendiendo las cajas”.

Lee también: Falleció primer paciente con coronavirus en Santa Elena

Salud no responde

EXTRA solicitó información al Departamento de Comunicación Nacional del Ministerio de Salud Pública (MSP) sobre las cremaciones diarias que se están realizando en Guayaquil. Además de un registro de fallecimientos diarios en la ciudad, pero hasta ahora y, como ha pasado con otros reportajes, no respondieron.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN