ACTUALIZADO A LAS
11:03

¡Pacientes con COVID-19 eran atendidos en una clínica clandestina en Guayaquil!

I
30 mar 2020 / 12:51 H.

El departamento de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil intervino, este 29 de marzo, una clínica clandestina, situada en la ciudadela Bellavista, norte de Guayaquil, donde se atendía a pacientes con COVID-19.

Según el cabildo, “esta pseudoclínica fue clausurada” por no contar con los permisos, adecuaciones sanitarias, ni implementos necesarios. La acción se ejecutó luego de que varios moradores denunciarán la alta afluencia de personas para recibir atención.

Lee también: 10 trabajadores del hospital del Niño habrían contraído covid-19

Xavier Narváez, director de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil, explicó que el operativo se realizó cerca de las 11:00 de este domingo 29 de marzo. “Al inicio no nos permitieron el acceso. Nosotros fuimos y pusimos el sello de alguna manera simbólica, esto no es como clausurar un restaurante, estamos hablando de un lugar con personas contagiadas”, destacó.

De igual manera, el funcionario mencionó a EXTRA que es importante que las autoridades de Salud Pública intervengan el sitio, puesto que la competencia de regular ese tipo de actividades no era del Municipio.

“Entiendo que la Policía Nacional tendrá que emitir un parte para realizar investigaciones. Las autoridades de Salud deberían intervenir también porque entiendo que hay protocolos que seguir durante la emergencia sanitaria. Mañana vamos a dar una vuelta por esa casa para controlar el acato de nuestra clausura”.

El pasado 28 de marzo, el canal TC televisión acudió para mostrar las intervenciones que se realizaban en dicha clínica. El encargado de ese centro de atención confirmó a ese medio que había pacientes positivos.

Según aseguraba Miguel Medrano, especialista en cámaras electromagnéticas, el tratamiento consistía en transmitir ondas electromagnéticas a los pacientes, como parte del tratamiento para el coronavirus.

Sin embargo, de acuerdo con información compartida por el Municipio de Guayaquil, obtenida de los denunciantes, la supuesta clínica era un centro de terapia muscular que desde hacía una semana se había convertido en un local que ofrecía tratamiento y hasta la cura del COVID-19.

Asimismo, y con base en la denuncia de los moradores, el Municipio indicó que este espacio no era un consultorio, sino una vivienda en la que residían un médico y tres familias.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN