ACTUALIZADO A LAS
01:00
vacio
-- / --

Redujeron pena a ecuatoriano que asesinó a su esposa, en Italia

I
16 mar 2019 / 10:39 H.

Para la jueza de Génova es “humanamente comprensible”, el estado mental que llevó a Javier Napoleón Pareja Gamboa a apuñalar a su esposa Angela Coello y, precisamente por este “estado de ánimo intenso”, redujeron la pena de 30 años a 16 años.

Los magistrados de la Corte de Liguria decidieron reducir la sentencia impuesta a Pareja, ecuatoriano de 52 años que apuñaló a su cónyuge, también ecuatoriana, hace casi un año en su apartamento.

Gamboa tuvo el maxidescuento de la pena, dado que según la sentencia habría actuado “con un estado mental muy intenso, no pretencioso ni humanamente incomprensible”, es decir, “una mezcla de ira y desesperación”, “profunda desilusión y resentimiento“, cita Expreso Latino.

El 8 de abril de 2018, Javier Pareja, impulsado por los celos, apuñaló a su esposa, Angela Jenny Coello Reyes, en su casa en Via Fillak, en Génova, después de descubrir que la mujer le había mentido y no había abandonado a su presunto amante, como le había prometido.

En esta semana se presentaron, oficialmente, las motivaciones de la sentencia firmada en diciembre de 2018 por los jueces de Génova que condenaron a Gamboa, quien había elegido el rito abreviado, a 16 años de cárcel, la mitad de los años que habían solicitado por homicidio. Eran 30 años lo que había pedido la defensa.

Javier no fue condenado por premeditación porque, como dijo en el tribunal, habría perdido la cabeza

“El hombre, leemos en la sentencia, no ha actuado bajo el impulso de los celos, sino como una reacción al comportamiento de la mujer, completamente incoherente y contradictoria, que lo ha engañado y desilusionado al mismo tiempo”, consideraron.

La decisión de los jueces causó la reacción indignada de la familia de Angela y su hijo. El joven, de 21 años, fue el primero en acudir a la escena del crimen el 8 de abril de 2018, cuando su madre fue encontrada en un lago de sangre. El joven fue hospitalizado tras ver la escena e inmediatamente fue alejado del lugar de los hechos mientras que los investigadores procedían a investigar la escena del crimen.

El abogado de la defensa apeló a la oficina del fiscal en contra de la sentencia, pero el fiscal la rechazó “sin dar razones”. Por ahora, dice el abogado Giuseppe María Gallo, estamos asistiendo a una orientación más cultural que legal, los asesinatos pasionales se insertan en un circuito de tormenta emocional.

“No tengo palabras, no hay decepciones ni celos que puedan justificar una asesinato”. “Los que matan de esta manera deben estar dentro de la cárcel”, comentó viceprimer ministro y ministro del Interior, Matteo Salvini.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN