ACTUALIZADO A LAS
01:01
vacio
-- / --

¡Hasta sepulta a sus rescatados!

Quito ·
I
13 ene 2019 / 00:00 H.

Son de distintos colores y tamaños. Corretean por una cancha de fútbol y un bosque donde fueron abandonados dentro de un costal o una caja de cartón.

Kiara, Wilfer y Lassi son tres de un sinnúmero de mascotas que fueron salvadas de una muerte segura. Los animalitos ahora gozan de la vida junto a una madre de familia que los recogió, en el suroccidente de la capital.

La bondad, el afecto y cariño de esa mujer por los sabuesos es grande, ya que cuando fallecen por alguna causa, ella los sepulta para que descansen en paz.

Con toda la tristeza del caso, los entierra en un espacio de terreno que ha ‘donado’ para que sus compañeros disfruten del paraíso de los perritos. “Me hace feo ir a botarles a los pobres animalitos inocentes, que se han portado fieles conmigo”, manifiesta.

Las manos caritativas y el corazón generoso de María Jaramillo se hace efectivo desde el momento de su rescate.

La mayoría de estos ‘peludos’ “fueron botados como basura” entre los montones de escombros, árboles y matorrales, en el sector de Vencedores Tarqui.

La zona es desolada, donde el viento sopla helado y la neblina que baja desde el cerro del Pichincha empieza a ‘caer’ pasado el mediodía. A ese sector han llegado distintas personas a pie o en vehículos para tirar sin compasión a las mascotas.

¡Hasta sepulta a sus rescatados!
Entre escombros y basura son abandonados los animalitos que la mujer ayuda a recuperar.

Pero este ángel guardián, que vive 20 años en el barrio vigilando la cancha de fútbol de la Liga Vencedores de Tarqui, ha recogido a los animales por lástima y los ha salvado de una muerte segura.

“Vienen a botarles a cualquier hora del día o la noche, especialmente a perritas preñadas o con sus cachorros metidos en costales o cartones”, manifestó Jaramillo.

A los animalitos les brinda abrigo y alimentación y con el pasar de los días se encariña y su hogar se convierte en un ‘albergue’ de mascotas, desde el recién nacido hasta el más ‘madurito’, quienes se han convertido en guardianes de la zona, donde también rondan los pillos.

La tristeza embarga a María Jaramillo cuando un perrito se muere. “No les botamos a la quebrada o en la basura, tenemos un sitio alejadito de la casa, donde les enterramos como si fuera una persona”, manifestó la señora.

En el ‘cementerio’ canino están sepultadas varias mascotas que son recordadas por su dueña.

Necesitan para su sustento

¡Hasta sepulta a sus rescatados!
María Jaramillo alimenta a la gran cantidad de mascotas.

María Jaramillo manifestó que alimentar a los animales es muy duro, porque se necesita de bastante comida. “Nos defendemos con desperdicios de pan que traemos de una panadería, pero hace falta porque son bastantes animalitos”, manifestó.

Otro pedido urgente es que los ayuden esterilizando a los canes, para evitar su proliferación. Las personas o instituciones que deseen apoyar con el alimento para las mascotas pueden llamar al número: 093 907 8099, de la señora María Jaramillo. (HA)

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN