ACTUALIZADO A LAS
10:51

Se hizo pasar por su novio para violarla

07 dic 2018 / 00:00 H.

En Estados Unidos cada 98 segundos se comete una agresión sexual; es decir, 1 de cada 6 mujeres en este país ha sido víctima de una violación, de acuerdo con datos de la Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto (RAINN). Y, en 2017, Abigail Finney se sumó a esta lista.

Finney sufrió este ataque por un conocido que se hizo pasar por su novio, mientras ella se encontraba durmiendo en su habitación, en West Lafayette, Indiana. La universitaria, que relató su caso a BuzzFeed News, descansaba al lado de quien creía era su pareja: todo empezó con una caricia, algo que la mujer consintió, hasta que el acto terminó por consumarse.

Sin embargo, cuando Finney se dirigía hacia el baño, con espanto, se percató de que el hombre que se encontraba desnudo sobre la cama no era su pareja sino Donald Ward.

Inicialmente, pensó que era una broma pesada entre Ward y su novio, pero mientras pasaban los minutos y las preguntas de la joven no obtenían respuesta, supo que en realidad fue violada.

La víctima no sabía si lo que había pasado era ilegal. Confesó a BuzzFeed News que en medio de su confusión le escribió a una amiga: “Me siento violada. Esto se siente mal. Pero no sé si es ilegal”.

Abigail recordó durante la entrevista el comentario machista que Ward hizo en una fiesta: le deseó al novio de la estudiante tener “buen sexo” con ella.

En Indiana se considera violación cuando se obliga a alguien a tener sexo por la fuerza o mediante amenazas; cuando la víctima posee alguna discapacidad mental o no puede dar su consentimiento correctamente; también cuando la persona no está consciente del acto sexual.

El caso de Finney generó un gran revuelo en la opinión pública debido a que existe un vacío legal en las leyes estadounidenses. En pocas jurisdicciones en EE.UU. —California, Missouri, Idaho, Tennessee y Puerto Rico— existe apertura legal a estos casos y se los denomina: violaciones por fraude.

El abogado de Grant, Kirk Freeman, defendió a su cliente con el argumento de que aunque el acusado admitió haberla engañado, esto no implicaba que existió una violación, informó la cadena televisiva WLFI. Ward fue acusado de dos cargos de violación. Pero después de un juicio que duró tres días un jurado lo declaró inocente.

En la universidad donde los jóvenes eran compañeros prohibieron el ingreso del atacante. Por otro lado, Abigail se tomó un semestre para comenzar terapia psicológica por depresión.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN