ACTUALIZADO A LAS
16:13

¿El estrés puede enfermarte?

I
10 ene 2019 / 00:00 H.
    Image

No terminaste el trabajo pronto, no te pagan a tiempo, tienes deudas que te persiguen en tus sueños. Sientes que te pesan los hombros, tu cabeza está por estallar y tu estómago nada en lava. Eso solo puede significar algo: caíste en las garras del estrés.

Este estado de cansancio mental es provocado por situaciones que nos obligan a rendir más de lo normal, convirtiéndose en algo común en nuestros días. Tanto que, solemos creer que sentir esto no tiene consecuencias en la salud. Sin embargo, un estudio del investigador estadounidense Adam Moeser, revela que esta condición es preocupante y podría ser letal.

Moeser estudió a lechones y cómo el estrés afecta su salud en el futuro, especialmente en el tracto gastrointestinal. Estos animales comparten con los humanos un sistema digestivo similar, por lo que pueden ser unas ventanas claras de las huellas de este estado mental en nuestros cuerpos.

¿Cómo el estrés puede perjudicarte?

El estrés tiene varios niveles dependiendo del estilo de vida de las personas. Sin embargo, cuando hay una serie de episodios que desencadenan este estado, llega el peligro.

Cuando sentimos estrés se disparan reacciones químicas que amenazan al bienestar de la persona. La producción alta de químicos en el organismo tiene efectos profundos en las funciones fisiológicas.

El estrés es más nocivo cuando ocurre a una edad temprana, cuando muchos de los sistemas importantes de regulación del estrés del cuerpo, por ejemplo, el cerebro y sistemas nerviosos, aún se están desarrollando.

Este estado en los primeros años de vida puede alterar el desarrollo fisiológico normal de muchos órganos, dando como resultado sensibilidad al estrés y riesgos para la salud.

Se ha comprobado que mujeres en estado de gestación, cuando sufren por grandes niveles de estrés pueden transmitir al feto, lo que produce cambios permanentes en la salud de sus hijos y cómo en un futuro se podrán manejar con este estado emocional.

El estrés provoca que los vasos sanguíneos se contraigan provocando que la presión arterial se eleve. Esto puede llevar a una gran cantidad de afecciones cardiacas, como la enfermedad de la arteria coronaria o un infarto, explica el investigador para el portal Vice.

“La supresión inmune puede reducir la capacidad del cuerpo para curar heridas y hacer que sea más susceptible a otros patógenos”, detalla.

El estrés crónico puede transportar células inmunitarias al cerebro, arriesgando a la persona que padezca una neuroinflamación, que puede afectar el estado de ánimo y alimenta enfermedades psíquicas como la depresión y ansiedad.

¿Cómo afecta el estrés al tracto gastrointestinal (GI)?

“El sistema GI también contiene tantas neuronas como la médula espinal y alberga la mayor colección de células inmunitarias del cuerpo”, detalla Moeser.

El estrés afecta el GI, tanto que puede manifestarse como dolor abdominal, diarrea o estreñimiento; además, puede provocar enfermedades comunes como el síndrome del intestino o colon irritable.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN