ACTUALIZADO A LAS
23:52
vacio
-- / --

Hallan sin vida a la mujer que le arrancaron su bebé

I
16 may 2019 / 19:48 H.

Una joven embarazada que había sido reportada como desaparecida fue hallada sin vida y su pequeño hijo arrancado de su vientre. Según autoridades de Chicago, desde el 23 de abril no se sabía nada de Marlen Ochoa-López, de 19 años, quien tenía 9 meses de gestación. Sin embargo, este miércoles se confirmó que su bebé estaba vivo.

El recién nacido fue encontrado en casa de una mujer que llamó a los paramédicos asegurando que había dado a luz a un bebé estaba en peligro. Los auxiliares hospitalizaron al niño porque registraba pocos signos vitales. Ese mismo día Ochoa-López desapareció luego de acordar ir a recoger ropa usada para su hijito, que le daría alguien que conoció en un grupo de Facebook llamado “Help A Sista Out”, informó un portavoz de bomberos de Chicago, según NBC Chicago.

“Creemos que fue estrangulada, y creemos que el bebé fue retirado por la fuerza después del asesinato”, explicó Anthony Guglielmi, portavoz de la policía de Chicago, según informa The Associated Press.

El niño estaba en graves condiciones y fue necesario utilizar el ADN de la madre y saliva del padre para confirmar que era su bebé.

“Es una bendición que hayamos encontrado a Yadiel, el bebé, ese es el nombre que Marlen había elegido”, dijo Cecilia García, portavoz de la familia. Respecto al estado del neonato aseguró que, “es una suerte que esté vivo, pero está grave”.

Ochoa-Lopez desapareció luego de ser vista por última vez al salir de la Escuela Secundaria Juvenil Latina, donde estaba tomando clases.

Se suponía que la madre recogería a su hijo de 3 años de edad en la guardería esa misma tarde, pero nunca se presentó, aclaró su familia, según informa NBC Chicago.

Tres personas, incluida la mujer que llamó diciendo que acababa de dar a luz y su hija, fueron acusadas de homicidio, según informó el superintendente de la policía de Chicago, Eddie Johnson, en una rueda de prensa este jueves.

Se sospecha que con ese señuelo la mujer de 46 años, identificada como Clarissa Figueroa, condujo a la joven embarazada al sótano de su casa, donde fue estrangulada y el bebé arrancado de su vientre.

Horas más tarde, los servicios de emergencia recibieron una llamada de esa mujer que decía que había dado a luz en su casa a un bebé que estaba “pálido y azul”.

La criatura fue internada en el hospital y esa misma mujer inició después una campaña online en GoFundMe, para recaudar fondos para el funeral de su bebé, alegando que estaba muy enfermo y a punto de morir.

El bebé, sin embargo, sufre de severos daños cerebrales, según una religiosa que ha estado ayudando a la familia, y es posible que lo desconecten de los sistemas de soporte vital en los próximos días.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN