ACTUALIZADO A LAS
12:17
vacio
-- / --

‘Impuesto verde’, ¿más cerca de eliminarse?

I
29 may 2019 / 00:00 H.

El llamado ‘impuesto verde’, tan cuestionado por los usuarios de vehículos, parece tener sus días contados.

Tras casi 7 años de vigencia, este rubro que debe pagar la ciudadanía como parte de la matriculación vehicular, estaría por eliminarse.

El presidente Lenín Moreno, durante su informe a la nación el pasado 24 de mayo, anunció la eliminación del llamado ‘impuesto verde’, debido a que “ha demostrado ser una carga para las personas”.

La expectativa de la ciudadanía —que ha expresado su rechazo con plantones y movilizaciones a este rubro— ahora está puesta en la Asamblea Nacional.

Será este organismo el que tome la iniciativa para la eliminación del impuesto por medio de la Comisión de Desarrollo Económico. Este miércoles 29 de mayo de 2019 tiene planeado trabajar en el primer informe del proyecto de reforma de ley que contempla su supresión.

Sin embargo, también se deberá esperar que el presidente Moreno envíe su propuesta del tema con carácter de económico urgente, a fin de que sea conciliado y contrastado con el resultado de lo trabajado en dicha Comisión.

¿Qué es el ‘impuesto verde’?

‘Impuesto verde’, ¿más cerca de eliminarse?

El Impuesto Ambiental a la Contaminación Vehicular (IACV), creado en 2012 e incluido en la Ley de Fomento Ambiental, debe ser pagado por todos los propietarios de vehículos motorizado de transporte terrestre cuyo cilindraje sea mayor a 1500cc y tenga más de 5 años de antigüedad.

El impuesto grava a la contaminación del ambiente producida por los distintos vehículos de transporte terrestre. Para su cálculo se toma en cuenta tanto el cilindraje como los años de antigüedad del vehículo.

Es decir, entre más viejo el carro y más consuma gasolina, mayor será el valor.

El reparo más común que ha tenido este tributo es que no se ha destinado para lo que fue creado: bajar la contaminación o al menos controlarla mediante el desincentivo de uso de carros que más contaminan, es decir, los que emiten mayor cantidad de gases de efecto invernadero.

Otro cuestionamiento ha sido el destino de lo percibido. Según datos del SRI, desde 2012 hasta abril de 2019, el ‘impuesto verde’ recaudó 798 millones de dólares. El año en que más dinero pagaron los usuarios fue 2018: $ 119 millones.

¿Debe eliminarse o no?

‘Impuesto verde’, ¿más cerca de eliminarse?

Para el analista económico Guido Macas, este impuesto desde que nació fue mal concebido porque no se lo utilizó para objetivo que era: cuestiones del medio ambiente.

Él señala que el rubro está afectando a las personas principalmente en el bolsillo, “ya que es un impuesto que está castigando de cierta forma a las personas que tienen vehículos de mayor antigüedad y aquellos modernos de alto cilindraje”.

Macas dice que hay muchos casos “donde especialmente las personas de clase media, con un carro de más antigüedad, están siendo afectados con discreción en cuanto a la aplicación del impuesto”.

Agrega que los vehículos nuevos e híbridos y de última tecnología que no contaminan, por tener un alto cilindraje, también deben terminar pagando altas cantidades de dinero por el tributo.

“Creo que el presidente se ha dado cuenta de todas estas distorsiones que generaba este impuesto y ha tomado la decisión de eliminarlo”, sin embargo, plantea que ahora el problema es cual va ser la salida: “¿Lo eliminas ahorita?; ¿El otro año?; Si es ahora, ¿Qué pasa con la gente que ya pagó? Ahí estaría el dilema”.

Para Macas, con el fin de bajar las tensiones actuales por el tributo, es hacerlo ahora y dar un crédito tributario a las personas que cancelaron y sean utilizados el próximo año.

Otra opción, desde la perspectiva fiscal, sería hacerlo el próximo año, pero advierte que eso generaría todavía malestar porque la gente aún tendrá que pagar grandes cantidades.

‘Impuesto verde’, ¿más cerca de eliminarse?

Mientras que el economista Donald Zhangallimbay no ve necesaria la eliminación del ‘impuesto verde’. Lo que propone es una mejor formar de reinvertir lo generado por el mismo tributo.

Según el experto, en la ley no se define cuál es el objetivo de lo que se va a recaudar por ese impuesto. Él indica que con estos valores se podría compensar el desincentivo a los consumidores a través de créditos para nuevos vehículos, para renovar autos, entre otros incentivos.

Para Zhangallimbay, el factor que genera mayor malestar en el cobro es que se toma en cuenta los años de antigüedad. “Hubiera sido mejor si el Gobierno hubiese tenido un plan de acción con los vehículos más antiguos, como por ejemplo aceptar como parte de pago para financiar uno nuevo”.

“Yo creo que haciendo ciertos ajustes como una autoinversión para evitar ese malestar social de lo que se recaude, puede ayudar a que este impuesto no sea satanizado”, indica el economista.

Concluye mencionando que la decisión de suprimir el tributo responde a “un clamor social y básicamente impulsado por el sector automotriz, porque sus ventas se vieron afectadas”, pero que al final, “no va a representar un cambio tan sustancial en la economía pero sí borrar esos avances que tuvimos en términos de reducción de contaminación”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN