ACTUALIZADO A LAS
18:41

Legalizar o no el cannabis con fines terapéuticos

I
13 jun 2018 / 00:01 H.

Al hablar de marihuana o cannabis un sinnúmero de pensamientos pasan por la mente, y seguro que el último de ellos sería el de usarla como medicina. Ante los mitos y verdades que existen sobre la utilización de esta planta con fines terapéuticos, el debate por su la legalización no termina.

El tema despierta opiniones encontradas; para algunos la utilidad de esta planta en medicamentos es única, mientras que para otros reglamentar su uso —aunque sea exclusivamente en medicamentos— implica muchos riesgos.

Las cartas están sobre la mesa, en 2016 la asambleísta Gabriela Rivadeneira, plateó que el uso terapéutico del cannabis fuera incluido en el Código Orgánico de Salud, pero la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional todavía la tiene en puntos suspensivos.

Cannabidiol en tu receta, sí pero...

Para quienes ven el cannabis como una alternativa para calmar sus dolores, pueden estar tranquilos que la ley los acolita hasta cierto punto.

La Ley Orgánica De Prevención de Drogas, en sus disposiciones generales, permite “la producción, comercialización, distribución y uso de medicamentos y productos que contengan sustancias catalogadas sujetas a fiscalización”, entre ellas el cannabis, exclusivamente con fines terapéuticos o de investigación médico-científica. Además estos serán dispensados solo bajo prescripción médica, cuando su calidad y seguridad hayan sido demostradas.

Si ya estabas pensando en darte “un porrito para la gripe”, mejor ni te emociones. Los medicamentos que contengan cannabidiol deben pasar estrictas reglas antes de ser autorizados para su consumo.

En mayo de 2018, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA) empezó a elaborar una normativa para que los medicamentos que contengan cannabis sean regulados.

Cremas, goteros y otros productos son implementos utilizados como paliativos en casos como epilepsia, ansiedad y cáncer.

Licencia para cultivar

Otro punto que consta en el Proyecto del Código de la Salud, Art 333, es la regulación de las concentraciones de cannabis en los medicamentos, además de las licencias para la siembra, cultivo, cosecha, industrialización, almacenamiento y dispensanción, obviamente solo con fines medicinales y terapéuticos.

La idea de usar cannabinoides como ingrediente de algunos medicamentos tuvo aceptación en países como Chile, Estados Unidos, Uruguaya, Brasil, México, incluso Reino Unido.

Ante el tira y afloja de si es buena o no, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio su dictamen en diciembre de 2017. Luego de meses de investigaciones, la OMS decidió dejar de considerarla como droga, ya que el cannabis funciona como paliativo para aliviar enfermedades crónicas.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN