ACTUALIZADO A LAS
17:49

¡A merced del clima!

Quito ·
I
12 ago 2018 / 00:01 H.

Las carpas en el espacio verde del intercambiador de Carcelén, en el norte de Quito, han aumentado. Unas se ven más vetustas que otras, en donde albergan más de 160 venezolanos que llegan a Quito.

Casi no hay por dónde transitar y eso causó problemas cuando Yolfran Pérez empezó a convulsionar entre las pocas ropas de su carpa.

El joven, de 23 años, caminó varios días desde Venezuela y tuvo estos episodios en el trayecto. “Él tiene epilepsia y no ha podido tomarse los medicamentos”, afirmó Miguel Ochoa, un paramédico venezolano que da los primeros auxilios a las personas que viven bajo los plásticos, en donde él también habita.

Sin embargo, esta vez fue necesario llamar a las unidades de socorro de la ciudad.

“No tenemos implementos aquí. Cuando hay medicinas se las damos”, sostuvo Ochoa.

Quienes no tienen dinero para pagar los 15 centavos que cuesta el baño en la terminal terrestre cercana usan botellas y las vacían en los matorrales, esto produce un cierto olor a orine permanente.

En medio de esto conviven Janelin Cortez y Yonaxis Coronel, dos embarazadas que comparten una tienda. “Dormimos con una colcha en el suelo, eso afecta al estado en que estamos”, dijo Yanelin.

Según Miguel Ochoa, estas mujeres tienen atención prioritaria con lo poco que tienen, pues las condiciones en las que viven las han hecho incluso tener amenazas de aborto.

Yonaxis viajó con su marido, pero se separó de él en el camino a Ecuador, pues la maltrataba incluso a golpes.

Además, en el lugar hay afecciones respiratorias e intestinales, debido a la condiciones en que viven en el campamento. “La comida llega en tarrinas, pero corre viento por los automóviles, cuando la destapan se pegan gérmenes y bacterias”, cree el paramédico.

El frío, la altura y la desnutrición son factores que afectan la salud de este grupo humano.

“Todos están con las defensas bajas, si la condición es de gravedad los enviamos al hospital”, sostuvo Ochoa.

¡A merced del clima!
Embarazadas duermen en colchonetas, poniendo en riesgo su gestación.

Viajeros

Temen el cierre de fronteras

Miles de venezolanos se agolpan en la frontera entre Colombia y Ecuador, debido a los temores sobre un cierre de fronteras que desembocaron en un repentino aumento de migrantes que huyen de la crisis que azota a su país. Una media docena de venezolanos dijo que había emigrado antes de lo previsto por temor a que la porosa frontera entre Colombia y Venezuela pudiera ser cerrada. “Hay rumores que van a cerrar las fronteras en Venezuela y salí antes para no quedarme allá”, dijo Irene Bravo, de 55 años, rodeada de grandes bolsas mientras aguardaba en una fila del lado colombiano de la frontera para que sellaran su pasaporte. Reuters

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN