ACTUALIZADO A LAS
19:21
vacio
-- / --

Salió de la iglesia a morir

Quito ·
I
15 ene 2020 / 00:26 H.

Familiares y amigos de ‘María’ (nombre protegido) aguardaban el arribo de su féretro. Las personas se reunieron afuera de la iglesia de La Forestal Alta, suroriente de Quito, para las honras fúnebres.

Adentro del templo había gente que arreglaba un espacio para colocar el ataúd. Incluso, compañeros del colegio acompañaron a los parientes de María, arrollada el 12 de enero pasado. Un bus de transporte urbano estaría implicado.

Esa fecha, la muchacha se encontraba en clases de catecismo. Las recibía en la iglesia local, según el catequista que la guiaba. Cada domingo acudía a las 08:00 y cerca del mediodía se retiraba.

Lee también: Venganza a ‘plomo’: ¡Matan a adolescente!

Aquel día, explicó el instructor, iban a tomar unas lecciones. “Les anticipamos a los padres de familia que íbamos a alargar la jornada”, detalló. Cerca de las 13:00 los estudiantes salieron del lugar.

El catequista salió de una reunión y unas compañeras de María llegaron. Le dijeron que ocurrió un accidente y posiblemente la chica era la víctima.

Fue al sitio, pero un agente de tránsito le informó que llevaron a la menor de edad al hospital. “Tomamos un taxi con un compañero. Llegamos al área de Emergencia. Conversamos con el papá y nos comentó que ella falleció en el trayecto”, relató.

Salió de la iglesia a morir

Piden una intervención

“Era una de las líderes del grupo. Muy colaboradora”, afirmó el instructor. Al culminar su relato, los padres de María ingresaban a la iglesia.

Quienes los conocían, los detenían para darles el pésame. Entre abrazos, la madre de la chica lloraba. El padre, en cambio, mantenía la calma. “En este momento no deseo dar declaraciones”, indicó el dolido progenitor.

María estaba en primer curso de un colegio del sector. Sus compañeras posteaban en redes sociales los mensajes de dolor por el hecho ocurrido en las calles Muisne y Pompeya.

Lee también: Sepultaron en Quito a entrenador de perros asesinado en robo

En ese sector, los moradores se quejan por el nulo control vial. Carmen Naula, habitante de La Forestal, dijo que diariamente hay mucha congestión vehicular. “Eso dificulta el paso de los peatones”, aseguró.

A esa intersección llegan los vehículos que pretenden salir a la avenida Simón Bolívar. Lo mismo ocurre con los que se dirigen desde la antigua vía a Conocoto. Es así que, en ocasiones, se forma el denominado ‘cuello de botella’ por la acumulación de vehículos, detallaron los residentes.

Detalles

El automotor fue retenido para las investigaciones. El conductor de la unidad también es indagado.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN