ACTUALIZADO A LAS
01:04
vacio
-- / --

¡Tres puñaladas a la suegra!

I
10 sep 2019 / 10:04 H.

Los gritos de auxilio de la mujer alarmaron a los moradores de las calles G. entre la 26 y la 27, del suburbio de Guayaquil. Algo grave había pasado.

Asustados salieron de sus casas para ver qué ocurría. Un hombre corría descalzo y del interior de la casa se escuchó el clamor de una joven que repetía: “¡ayúdenme!, ¡no dejen morir a mi madre!”.

La tragedia ocurrió a las 07:20 de ayer. La víctima es Egda Patricia Montoya Bayas, de 64 años. El sospechoso de matarla, el conviviente de su hija, el venezolano Cleiber Morillo, de 22 años.

La señora recibió puñaladas en el hombro, en el tórax y en el brazo izquierdo. Su deceso se produjo cuando era trasladada a un hospital porteño.

En la denuncia presentada en la Fiscalía por Cristina Franco, hija de la víctima y conviviente del sospechoso, se indica que su cónyuge había bebido hasta la medianoche y que cuando despertó a las 06:00 empezó a reclamarle a la joven por haberle terminado.

Según la denunciante, el extranjero le exigía que volviera a estar con él: “Me pedía sexo y yo no quería. Mi madre, que estaba en la casa, le llamó la atención. Él le dijo que era una metida”, consta en el documento.

Franco relata que Morillo agarró un cuchillo que estaba en la cocina y se le abalanzó con la intención de matarla, pero su madre intervino para ayudarla, pese a que tenía a su nieta de un año en brazos.

“La empujó, mi hija se cayó, mientras que él apuñaló a mi madre en el suelo por tres veces. Salió corriendo y dejó el cuchillo botado en el patio”, indicó la chica.

El cuñado de la fallecida y tío político de la joven, Luis Pavón, dijo que Egda regresó a Ecuador hace un año, luego de vivir por más de dos décadas en Venezuela. “Se casó con un venezolano y tuvo hijos, pero por la crisis que atraviesa ese país volvió a Ecuador. Su hija regresó hace tres meses y su yerno vino hace dos”, explicó el familiar.

El hombre contó que le dio posada a su cuñada porque no tenía dónde vivir, pero de un momento a otro a la casa también llegaron su sobrina y su conviviente. “No nos gustaba la forma de actuar. Se lo dije a mi esposa (hermana de la fallecida). Era agresivo, tenía una actitud poco sociable y no trabajaba”, manifestó el allegado.

Otra lugareña, Lupe Calderón, comentó que la agresión ocurrió en presencia de las dos niñas y que al escuchar los gritos, ella salió de su hogar y vio a la señora tendida en el piso y empapada de sangre.

Al parecer, el hombre una vez perpetrada la acción huyó del lugar de los hechos. Esta muerte consternó a los vecinos de esa zona de la ciudad.

Llegó a morir

La víctima regresó hace un año a Ecuador, huyendo de la crisis de Venezuela. Su hija vino hace tres meses, junto a sus pequeñas.

¡Tres puñaladas a la suegra!

Versión

Discusión dio paso al crimen

El mayor Dennis Cárdenas, de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida y Muertes Violentas, informó sobre este caso que, parece ser, que en el interior del domicilio ocurrió una discusión que dio paso a la tragedia.

“Las unidades de la Dinased están investigando para dar con su paradero”, precisó.

El fiscal David Nelson indicó que se recabó información para esclarecer el hecho. “Hay personas que observaron la discusión y sus versiones han sido receptadas en la Fiscalía. Se presume que quien la atacó es el yerno de la víctima”, dijo.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN