ACTUALIZADO A LAS
20:17
vacio
-- / --

Guagua falso, a la basura

Quito ·
I
13 feb 2020 / 22:50 H.

Una mujer llevaba a su ‘hijo’ en brazos y sobre su pecho con un canguro celeste mientras en su espalda cargaba una mochila. Lo había vestido con un ‘mono’ café que le cubría todo el cuerpo y una cobija para hacer más creíble la ‘escena de dolor’.

Pero había un detalle. El bebé no era un niño de verdad. Era un muñeco. Así, aquella progenitora subió a una unidad de la Ecovía que iba desde el norte hacia el sur de Quito. Pedía dinero a los usuarios para alimentar supuestamente a su criatura como a sus otros hijos.

La escena no duró mucho. En Guamaní, dentro de la última parada, ella fue denunciada en servicio al cliente. Entonces, subieron al bus. “Le pedimos a la señora que por favor nos indicara cuál era la discapacidad que tenía para pedir ayuda”, explicó Christian Gavilánez, analista de comunicación de la terminal de Guamaní.

Ella se puso nerviosa. No permitía que los trabajadores se acercaran a su ‘bebé’. Cuando le dijeron que se bajara de la unidad, la mujer se alteró y les manifestó que no hacía nada malo.

La llevaron hasta un sitio más reservado. Entretanto, se pidió ayuda a la Policía a través del ECU 911. Un cabo de la institución llegó para indagar lo que ocurría.

El uniformado le pidió que le dejara ver al infante. Se acercó, retiró la cobija y... “todos nos sorprendimos”, recordó Gavilánez. Era el muñeco con su cara sucia y que sirvió como evidencia para destapar la mentira de la mujer.

No sería la primera vez

Para defenderse, ella les explicó que era un juguete que le regalaron para llevarlo a sus hijos. El agente registró el nombre de la mujer y confirmó que no tenía antecedentes penales.

A pesar del alboroto, ningún usuario presentó una denuncia en su contra. El gendarme la escoltó a la salida, ella tomó un bus en la calle y desapareció.

Fernando Paucar, trabajador de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros, contó que todo ocurrió alrededor del mediodía del miércoles. “Un usuario manifestó que posiblemente se iba a cometer un robo”, detalló. Dedujeron que el muñeco serviría para guardar lo sustraído en el atraco.

Paucar supo que la sospechosa fue vista en otras ocasiones, por pasajeros que constantemente toman esa línea de buses.

Una usuaria, quien no quiso dar su nombre, vio lo sucedido y se sentía indignada. “Habrá gran cantidad de personas que son falsos ciegos y mendigos. Ya no podemos creer en las apariencias”, precisó. Ella notó que la señora hizo llamadas telefónicas. Sin embargo, nadie se acercó para ayudarla.

Tras liberar a la sospechosa, el muñeco terminó en la basura. Un camión recolector se lo llevó.

Guagua falso, a la basura
Luego de liberarla, el juguete terminó en la basura.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:

LEE TAMBIÉN