ACTUALIZADO A LAS
01:04
vacio
-- / --

¿Qué pasa cuando la mujer gana más que el hombre?

I
12 sep 2019 / 00:55 H.

A lo largo de la historia el hombre se ha encargado de las obligaciones financieras del hogar. Pero esto ha cambiado. Ahora es común que algunas mujeres ganen más que los hombres, tengan vidas profesionales exitosas y una mayor independencia.

La economista y emprendedora Daniela Zambrano asegura que las mujeres ya no se quedan en la casa haciendo las tareas del hogar, sino que están buscando asumir desafíos en el campo laboral mientras combinan sus tareas de madre con las de empleadas o empresarias.

“Ahora tenemos más libertad de trabajar y superarnos en todo pero cuando ganamos más en el hogar, pueden presentarse dificultades en la relación de pareja. Los problemas pueden comenzar con un detonante diferente al relacionado con el dinero, pero finalmente se convierte en la piedra en el zapato de los hombres”, dice.

Aunque no se puede generalizar, comúnmente el hombre podría empezar mostrar comportamientos propios que demuestran inseguridad, frustración y depresión. Así lo afirma la psicóloga Isabel Bermúdez, quien además menciona que estos sentimientos se dan a partir de ideas preconcebidas de que “la persona que gana un mejor sueldo es porque es más inteligente y puede lograr mejores oportunidades”.

“Todo esto es producto de la relación de equivalencia que se ha hecho entre sueldo-poder, sueldo-éxito, éxito-admiración”, puntualiza.

¿Qué pasa cuando la mujer gana más que el hombre?

El problema

Según la psicóloga, es importante tener en cuenta que el dinero en sí mismo no es el problema. La razón de este conflicto está en el significado que cada miembro de la pareja le dé a esta situación.

“Las consecuencias pueden derivar en comportamientos agresivos, infidelidad o búsqueda de nuevos hobbies por parte del hombre. Todo como una manera de darle equilibrio a esos sentimientos de bajo auto-concepto”, dice.

Además, la economista Zambrano reconoce que la mujer también puede mostrar cambios al estar mejor remunerada que su pareja, pero aclara que esto dependerá de la dinámica que se dé en cada pareja. “Muchas veces cuando ganamos más nos sentimos superpoderosas porque no dependemos de un hombre”, resalta.

Bermúdez opina que algunas mujeres empiezan a sentir un aumento de control en la toma de decisiones y por lo tanto, el valor de la opinión de su pareja se reduce y sus actividades se vuelven más importantes que las del otro.

“Lo malo es que muchas veces se evita hablar de dinero y de cómo se manejarán las cuentas en la pareja. Se evita el tema porque el dinero sigue siendo un tabú y en realidad lo que se pretende es evitar una situación de difícil manejo o en muchos casos un tema conflictivo”, añade.

El conflicto nace —detalla— porque el hombre no posee la madurez de aceptar que como él, la mujer puede ganar mucho más.

¿Qué pasa cuando la mujer gana más que el hombre?

En Ecuador, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) con corte de junio de 2019, las mujeres registran un crecimiento significativo en la parte laboral, donde la tasa de empleo adecuado en hombres es de 2,1 puntos porcentuales mayor que de las mujeres, con respecto al año anterior que fue de 7 puntos.

La institución presenta cifras decrecientes a la largo de la última década que van desde el 2010 con 36,5 a 16,1 puntos porcentuales en la actualidad.

Sobre estas cifras, la economista Daniela Zambrano aplaude la evolución que ha tenido la mujer en el país y resalta que los hombres están siendo más comprensivos en que la mujer —por sus capacidades y conocimientos— ascienda a un puesto de trabajo.

“Aunque estamos cambiando aún se respira mucho machismo. Pero todo depende del grado de madurez en que se maneje el asunto de quién ganas más. Porque al final, todo se trata de salir adelante con la pareja”, expresa.

Recomendaciones

Según la psicóloga, es común que en la actualidad las parejas distribuyan los gastos y las obligaciones por igual, o de manera equitativa de acuerdo al salario de cada uno.

“Existen varias percepciones y equivalencias frente a este tema, lo más conveniente es evaluar la ocupación laboral de acuerdo a diferentes variables: tiempo de dedicación, tipo de actividades, opción de nuevos aprendizajes, posibilidad de promociones o ascensos, demanda laboral”, señala.

Indiferentemente de cual sea la situación específica, la experta menciona que es un tema que debe ser tratado abiertamente y sin recelos dentro de la pareja, manteniendo el nivel de respeto y jamás haciendo sentir al hombre inferior porque gana o aporta menos dinero que ella.

La profesional aconseja analizar estas variables para dar otra dimensión a la condición del salario, para que así la actitud tanto de la persona de menor salario como de su pareja sean diferentes.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN
LEE TAMBIÉN