ACTUALIZADO A LAS
01:01
vacio
-- / --

“Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”

I
28 feb 2019 / 14:04 H.

La noche del lunes, en Argentina, una niña de 11 años fue sometida a una cesárea de emergencia, producto de una violación por parte de la pareja de su abuela.

Una niña de 11 años resultó embarazada tras ser violada por la pareja de su abuela. Y, la noche del lunes 25 de febrero de 2019, fue sometida a una cesárea de emergencia en Tucumán, Argentina.

El Sistema Provincial de Salud de Tucumán emitió un confuso comunicado en el que se informaba acerca de la situación de la menor. El boletín causó indignación debido a que citaban el fallo FAL —dictado por la Corte Suprema de Justicia, que determina que está permitido realizar un aborto si este es resultado de una violación—, sin embargo, la entidad resaltó que se tomaron medidas para “salvar las dos vidas”.

En el Hospital Eva Perón, la menor con 24 semanas de gestación, dio a luz a un bebé de 600 gramos. El recién nacido se encuentra en incubadora con respirador artificial, aunque según informes médicos existe una baja posibilidad de que sobreviva. De acuerdo al medio argentino Infobae, la niña sigue internada y fuera de peligro.

La madre y la menor realizaron una solicitud para acceder a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE), contemplada desde 1921 en Argentina, el artículo 86 del Código Penal para casos de violación, o en caso de peligro de la salud o vida de la gestante.

Agrupaciones feministas y organizaciones defensoras de los derechos humanos denunciaron que el sistema de salud provincial dilató la decisión.

“Ha sido obligada a parir. Además de ser víctima de violación e intentar suicidarse dos veces, su salud corría peligro”, expresó a EFE Soledad Deza, abogada de Católicas por el Derecho a Decidir y Mujeres X Mujeres.

Embarazo producto de una violación

“Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”
Dos mujeres sostienen carteles durante una protesta que tuvo lugar el pasado lunes en Buenos Aires, Argentina, para pedir que se aplique la interrupción legal del embarazo (ILE) a la niña.

La madre de la niña perdió su custodia cuando autoridades descubrieron que sus dos hermanas mayores fueron abusadas sexualmente por su padrastro. La menor estaba bajo el cuidado de su abuela y su pareja hace ya seis años.

Fue así como comenzaron los abusos en la casa en la que vivía la menor. En un control médico se descubrió que la niña tenía 19 semanas de gestación, detalla ABC.

María del Carmen Reuter, a cargo de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Integridad Sexual en Tucumán, ordenó la detención del hombre de 65 años y tomó la declaración de la menor en cámara Gessell, donde confirma que fue violada.

Según declaraciones a medios locales del secretario de Salud Provincial, Gustavo Vigliocco, la niña quería continuar con su embarazo. Sin embargo, en el Hospital Eva Perón, la menor ingresó por autolesiones.

Ella manifestó su deseo de abortar a una psicóloga, según Página/12: “Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”, dijo la pequeña.

Su madre firmó el consentimiento para que se interrumpa el embarazo. El gobierno provincial autorizó el procedimiento y señalaron que se trataba de una gestación de “alto riesgo obstétrico”.

No obstante, el pedido no se realizó y la niña se vio forzada a parir. “La verdad no se entiende por qué motivo le hacen la cesárea, que no sea por una tortura hacia la niña”, dijo a Infobae Estefanía Cioffi, doctora de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir.

Por ahora, no hay un informe oficial del estado de salud de ella y de su bebé. El presunto violador permanece preso.

Otro caso de violación

En lo que va el 2019, este es el segundo caso en el que una niña es obligada a parir. En la provincia de Jujuy, una menor de 12 años fue violada y sometida a una cesárea, a pesar de que cumplía las condiciones para que se aplique la Interrupción Legal del Embarazo.

Tenía 23 semanas de gestación cuando dio a luz a una bebé de 700 gramos. La recién nacida falleció a los pocos días.

Tras conocerse la muerte, Gustavo Briones, jefe de obstetricia del hospital, renunció a su cargo y presentó un escrito manifestando su desacuerdo con la decisión del Poder Ejecutivo de “desoír el consejo médico”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.extra.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

LEE TAMBIÉN